lunes, 12 de junio de 2017

08:17:00
KANSAS CITY, 12 de junio de 2017.- Richard Jones pasó 17 años en una prisión de Kansas City, Estados Unidos, cumpliendo una condena por un delito que nunca había cometido. Finalmente, luego de que fue capturado el verdadero autor del asalto, Richard pudo salir en libertad.

Desde 1999 que se encontraba en la prisión de Kansas City por ser el supuesto autor de un robo a mano armada, y luego de una nueva audiencia del caso, el jurado ordenó liberar a Jones ya que no había pruebas físicas, de ADN o huellas dactilares que probaran que él había cometido el crimen.

Lo irónico de todo es que el verdadero culpable del crimen era un sujeto muy parecido a él y con el mismo nombre, pero vivía al otro lado de Kansas City.

“Ricky” el doble culpable (izquierda), Richard Jones, inocente. (Fotos de la prisión de Kansas City)

Dos años atrás, Richard había escuchado en la prisión que había un hombre que era exactamente igual a él y tenía el mismo nombre. Información que utilizó a su favor para probar su inocencia. Según lo que relata Daily Mail, se contactó con el Midwest Innocent Project (Proyecto para inocentes de medio oeste), que ayuda a convictos que están presos por error, para que le ayudaran con el caso.

En la nueva audiencia confesó que en el momento en que se cometió el crimen se encontraba con su novia y su familia, mientras que el doble apodado “Ricky” negó haber sido quien había cometido el robo.

Los abogados de Richard probaron que las pruebas que tenía la policía eran “altamente sugestivos” porque él había sido el único que respondía a la descripción de la víctima. Tras las pruebas mostradas Jones fue liberado.

“No creo en la suerte, creo que fui bendecido”, dijo Richard a medios locales. (La Tercera)