lunes, 12 de junio de 2017

15:36:00
ATENAS, 12 de junio de 2017.- Un terremoto de 6.3 en la escala Richter y cuyo epicentro se ha situado frente la costa occidental de Turquía y en medio de las islas griegas de Lesbos y Quíos ha hecho temblar este lunes los edificios tanto en la provincia turca de Esmirna como en Atenas, la capital de Grecia.

Una mujer de 43 años murió al quedar sepultada por el derrumbamiento de su casa en Lesbos. Las localidades más afectadas de Lesbos fueron Vrisa y Plomari, donde, como muestran imágenes de medios locales, decenas de edificios se han caído, entre ellos escuelas e iglesias.

Además hay doce heridos, por cuyas vidas no se teme y entre los que los más graves son una pareja de ancianos rescatados de su vivienda con varias fracturas.

"Decenas de edificios se han derrumbado y los caminos están bloqueados", dijo Marios Apostolides, el comandante de la división de bomberos. En declaraciones a medios griegos recogidas por la BBC, el alcalde de la localidad señaló que sus calles parecían como si hubieran sido "arrasadas por las bombas". (Reuters)

"El temblor fue realmente malo. Todo en mi clínica comenzó a temblar violentamente, todos salimos corriendo con los pacientes", dijo Didem Eris, un dentista de 50 años en el distrito de Karsiyaka de Esmirna. "Estamos muy acostumbrados a los terremotos como la gente de Esmirna, pero éste era diferente, pensé que íbamos a morir", sentenció. (Reuters)

"Vamos a ver las consecuencias en las próximas horas, días y semanas", dijo Haluk Ozener, jefe del Observatorio Kandilli de Turquía, y agregó que las réplicas podrían tener magnitudes de hasta 5.5 de intensidad. (Reuters)

El ministro griego de Infraestructuras y Transporte, Jristos Spirtzis, aseguró que equipos especiales han partido hacia la isla y que el dispositivo está bajo la dirección del titular de Protección Ciudadana, Nikos Toskas.

Según el Instituto Geodinámico de Atenas, el sismo -con una profundidad de 10 kilómetros- ocurrió a las 15.28 hora local (12.28 GMT) y su epicentro se situó en el mar, a 37 kilómetros al suroeste de Mitilene, capital de Lesbos, entre esta isla y la de Quíos, donde también se produjeron daños significativos.

Posteriormente el instituto registró una réplica de 4.5 en la escala de Richter, al que siguieron otros temblores de menor intensidad.

El terremoto se sintió en Atenas y en ciudades más lejanas como Estambul, además de en la costa turca, cuyas autoridades establecieron la intensidad del primer sismo en 6.3.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, afirmó en la red social Facebook que sus pensamientos están con los afectados de Quíos y Lesbos.

Destacó que "la necesidad en este momento es la seguridad de los ciudadanos" y señaló que el Gobierno hará una evaluación de los daños para que se reparen cuanto antes. (EFE / Reuters)