martes, 2 de mayo de 2017

13:57:00
Carlos Loret de Mola Álvarez / 2-V-17

En Quintana Roo está desatada la violencia y el Gobierno actual considera que detrás hay una motivación política.

La administración del expriísta y ahora aliancista Carlos Joaquín González ha detectado que corre la sangre cada vez que los medios de comunicación publican un escándalo del exmandatario Roberto Borge.

El día 25 de noviembre del año pasado, el diario Novedades de Chetumal difundió que la PGR tenía más de 20 investigaciones en contra de Borge Angulo por enajenación de terrenos y mal uso del dinero público. El día 27, un comando armado realizó disparos en la zona de bares, en Cancún, con saldo de dos personas muertas.


Entre el 20 y el 22 de diciembre, Novedades y Luces del Siglo publicaron que el Gobierno actual iría contra ocho exfuncionarios de Borge por desviar más de 2 mil 300 millones de pesos. Un día después ocurrió una balacera en plena feria de Cancún. Murió una persona.

El 14 de enero de este 2017, Luces del Siglo reveló que Borge entregó más de 800 millones de pesos a los clubes deportivos privados que juegan en el estado, y que su amigo y secretario de Desarrollo Urbano, Mauricio Rodríguez Marrufo, hoy secretario general del Ayuntamiento de Benito Juárez, había adquirido un departamento de lujo en Miami, por valor de siete millones de pesos. El día 16, un hombre entró con un arma al Blue Parrot en Playa del Carmen y mató a seis personas, y a las pocas horas, las oficinas de la Fiscalía en Cancún fueron atacadas, hubo persecuciones y tres fallecidos.

En febrero, revelaciones de despojos a dueños de hoteles y terrenos en Tulum, y el uso de empresas fantasma, generaron, según el Gobierno actual, asaltos en un bar, a oficinas adscritas a la Fiscalía y ejecuciones con narcomantas.

Para la semana del 22 marzo, ocupó las primeras planas la venta de terrenos propiedad del Estado, a precios bajos, a presuntos prestanombres de Borge. En cadena, dos restaurantes fueron quemados.

18 y 19 de abril, se reveló que la administración de Borge simuló la compra de un equipo de software a dos empresas por 340 millones de pesos, pero la tecnología no fue encontrada al llegar la nueva administración. Dos días después, hombres armados en una motocicleta dispararon contra un bar de Cancún, donde murió un guardia de seguridad y un mesero resultó herido.

¿Coincidencia? En el Gobierno de Carlos Joaquín dicen que no. Falta ver si es pura excusa o tales son los alcances de Roberto Borge Angulo.

SACIAMORBOS

En Quintana Roo hay insatisfacción porque el nuevo Gobierno no ha actuado con firmeza contra el anterior. Medio mundo huele un pacto Borge-Joaquín mientras en unos cuantos días, doble bronca para el que maneja los dineros del actual sexenio: brotan de nuevo sus vínculos con Reynoso Femat (exgobernador de Aguascalientes perseguido en Estados Unidos) y le denuncian que escondió empresas en su 3de3.

historiasreportero@gmail.com