jueves, 5 de enero de 2017

09:48:00
ESTAMBUL, 5 de enero de 2017.- Al menos dos personas, un policía y un empleado de los juzgados de Esmirna, en Turquía, han muerto tras la explosión de, al menos, un coche bomba a la entrada del Palacio de Justicia de la ciudad, según han informado la cadena CNN Turk y la agencia local de noticias Dogan Haber.

La detonación se produjo cuando un grupo de jueces y abogados accedían al edificio y la policía ha logrado a abatir a dos de los autores del ataque. El número total de heridos no se ha concretado y oscila entre siete y once según la agencia semipública Anadolu, y todos ellos están siendo trasladados a varios hospitales de los alrededores de la ciudad.

Autos en llamas frente al tribunal.

Tras la deflagración, tres terroristas habrían iniciado un tiroteo con las fuerzas de seguridad que custodiaban el inmueble. Dos de los asaltantes fueron abatidos y estaban armados con rifles Kalashnikov y granadas.

Según testigos citados por el diario Hürriyet, una persona saltó del vehículo momentos antes de que explotara, y la policía abrió fuego contra ella. Por su parte, el gobernador de la ciudad, Erol Ayyıldız, afirmó ante los medios que todo parece indicar a que sea un acción de las milicias kurdas del PKK.

Todavía no se ha precisado si el agente y el ujier perdieron la vida por la deflagración o en el tiroteo, y varios de los heridos se encuentran en estado grave.

La policía ha rodeado el barrio y busca a un tercer atacante, de unos 1,70 metros de altura, cazadora negra y boina blanca, según informa la agencia Anadolu. Perros y expertos en explosivos se encuentran en el lugar porque es posible que el huído lleve consigo otra bomba.

Varias ambulancias y unidades policiales se han desplazado hasta el lugar de la explosión, pero aún no se sabe si hay muertos aparte de los dos supuestos atacantes abatidos.

El ataque se produce solo cuatro días después del atentado de Nochevieja contra la sala de fiestas Reina en Estambul, capital del país, donde un hombre que permanece huido mató a 39 personas, pero todavía no hay pistas que vinculen ambos atentados.

El Gobierno de Recep Tayyip Erdogan ha decretado la prohibición temporal de que los medios ofrezcan información in situ sobre el suceso. (20 Minutos)