jueves, 5 de enero de 2017

18:18:00
MIAMI, Florida, 5 de enero de 2017.- “Nada de cacahuates antes del primer año de vida” fue el consejo que se les dio por décadas a las madres. De hecho, la Academia Americana de Pediatría oficialmente recomendaba a los padres que esperaran lo más posible antes de introducir el alimento, para evitar que fueran a desarrollar reacciones alérgicas que pudieran ser fatales. Otros países, como el Reino Unido, sugerían lo mismo.

Este jueves, sin embargo, los Institutos Nacionales de Salud (NIH por su sigla en inglés) lanzaron una nueva guía a los padres donde dicen que exponer a los bebés a alimentos con cacahuate o maní desde temprano reduce drásticamente las posibilidades de que después sufran de reacciones alérgicas.


"El hecho de que su tío, tía y hermana tengan una alergia es una razón más para darle a su bebé esa comida cuanto antes", dijo durante el anuncio el alergólogo y pediatra Scott Sicherer, que representó a la Academia Americana de Pediatría en un panel científico.

Eso sí: los bebés no deben consumir maníes o cacahuates enteros o cucharadas de mantequilla de maní por riesgo de asfixia. En su lugar, las directrices recomiendan la mantequilla de maní diluida.

Las personas que sufren de alergias alimenticias viven bajo una amenaza constante. Al menos 5% de la población estadounidense es alérgica a la leche, los huevos, el maní o los frutos de mar, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). La alergia al maní es un problema de salud cada vez mayor para los que no existe tratamiento o cura, tiende a desarrollarse en la infancia y persistir hasta la edad adulta.

"Estamos en la cúspide ser capaces de evitar un gran número de casos de alergia al cacahuate”, dijo en su anuncio el doctor Matthew Greenhawt del Colegio Americano de Alergia, Asma e Inmunología, un miembro del panel designado por el NIH que escribió las directrices. "Es un importante paso hacia adelante", agregó el doctor Anthony Fauci, director del NIH.

La evidencia científica

El primer estudio reciente que demostró que era mejor darle a los niños maní de manera temprana fue realizado en Inglaterra. Los investigadores observaron que los niños que no eran alimentados con maní por razones religiosas eran 10 veces más alérgicos.

Luego, en 2015, un estudio financiado por los NIH con 600 bebés también puso a prueba la vieja teoría. A los 5 años, solo 2% de los niños que consumieron maní antes del año se habían convertido en alérgicos, comparado con 14% de los que no lo probaron. (Olivia Liendo / Univision)