jueves, 5 de enero de 2017

14:31:00
CIUDAD DE MÉXICO, 5 de enero de 2017.- La cúpula empresarial del país condenó los actos de violencia y vandalismo sucedidos el día de ayer en distintos puntos del país y demandó medidas concretas de seguridad y económicas que se traduzcan en beneficios para las familias mexicanas ante el deterioro de las condiciones económicas del país.

"Frente a las renovadas presiones que resentirá la economía debido al alza de los energéticos y la posible repercusión en la inflación, reiteramos el llamado al gobierno federal para integrar un plan de incentivos para el dinamismo interno, con foco en la creación de empleos y la inversión, así como un renovado esfuerzo por mantener la disciplina en términos macroeconómicos, reduciendo el gasto y la deuda pública", dijo el Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

Daños a un Oxxo en Cuitláhuac, en la Ciudad de México. (Foto Cristina Rodríguez)

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) consideró que los actos de vandalismo son acciones oportunistas perpetradas por grupos que usan como pretexto el incremento del precio de las gasolinas para intentar desestabilizar el orden social y vulnerar el Estado de derecho.

Dijo que hoy más que nunca debe privilegiarse la libertad de expresión e incluso de asociación para manifestarse; sin embargo, consideró que de ninguna manera debe permitirse que en un clima de respeto a las libertades se permitan brotes de violencia de grupos delictivos o vándalos de ocasión.

"Reiteramos el llamado al gobierno de la República a dar muestras de sensibilidad política y diálogo con la sociedad para no sugerir resignación, sino medidas concretas para atender el descontento social y un compromiso real traducido en acciones que fortalezcan la economía de las familias del país", señaló el sindicato patronal.

Ambos organismos demandaron una investigación seria para dar con los responsables y se les aplique el castigo que marca la ley. (Juan Carlos Miranda / La Jornada)