domingo, 17 de julio de 2016

06:39:00
Pedro Echeverría V. 

1. El Presidente Peña Nieto, el secretario de Educación Aurelio Nuño y el secretario general del SNTE, el Charro Díaz de la Torre, disfrazaron a 100 militares, los nombraron guardias de seguridad y les encomendaron destruir el Congreso Estatal de Maestros de Zacatecas porque la Coordinadora (la CNTE) contaba con mayoría absoluta. Iván Ixtlahuaca, de la CNTE, reiteró que de los casi 370 delegados registrados para el 25 congreso extraordinario de la sección 34 de Zacatecas –que debía realizarse jueves y viernes–, al menos 220 son afines a la disidencia, por lo que la mesa directiva cercana a Díaz de la Torre decidió reventar los trabajos para luego dar el charrazo imponiendo a Saralla Bañuelos, diputada del partido Nueva Alianza al servicio del PRI.

Estos sí son auténticos fachos: militares disfrazados con trajes de burgueses con armas evidentes; destruyeron el congreso de profesores de Zacatecas e impusieron a una líder al servicio de Peña Nieto, del PRI y del Charro Díaz.

2. En Zacatecas el trabajo sindical de la CNTE lleva 30 años. A pesar de la represión brutal que se ha ejercido contra ellos, han logrado integrarse en varias ocasiones al comité sindical realizando trabajo importante de base mediante gestiones y defensa de los derechos sindicales. Por ello hoy, que ya con toda seguridad contaban con un 70 por ciento de los delegados al congreso y habían presentado un programa de trabajo muy diferente al de los líderes espurios y traidores, la intervención fascista contra los maestros y luchadores sociales fue brutal.  La agresión jamás fue de maestro a maestro. No hubo un solo intercambio de golpes entre profesores. Fue este grupo de paramilitares, este grupo de mercenarios que envió Juan Díaz de la Torre para reventar el congreso.

3. Estas prácticas de “charrazos” son muy conocidas en México porque han sido usados en cientos de sindicatos cuando están en peligro de transformarse en independientes. Se puede contabilizar desde 1915 cuando la Casa del Obrero Mundial –de carácter anarquista- fue asaltada y traicionada por órdenes del presidente Venustiano Carranza y el general Obregón para convertir a los obreros en “Batallones Rojos”, vestirlos de militares y armarlos para ir a combatir contra los villistas y zapatistas. Durante muchas décadas esos “charrazos” fueron dados por la CROC de Morones y por la CTM de Fidel Velázquez. En el sindicato de educación han sido practicados desde que se fundó el SNTE, pero de manera particular para acabar con las luchas de la CNTE.

4. En los últimos años presencié “Charrazos” de Esther Gordillo en Mérida, contra la IX en el DF y ahora me llega la mala noticia de Zacatecas encabezada por el charro Díaz. ¿Acaso esos “charrazos” no son violencia brutal, provocadora que invitan u obligan a responder de la misma manera? Por ello han dicho: “La agresión del pasado jueves perpetrada por presuntos guardias de seguridad privada contra maestros disidentes fue una acción de corte paramilitar orquestada directamente por Díaz de la Torre, en contubernio con el gobernador Miguel Alonso Reyes y sus fuerzas de seguridad pública. Para desbaratar el congreso rompieron sillas, mesas, golpearon a maestros y los hicieron huir porque eran tan grandes, fuertes y entrenados, que no se les podía enfrentar.

5. En las fotografías se puede observar sus uniformes de “gentleman” empistolados, haciendo una escuadra militar contra los maestros y preparados para sacar sus armas y disparar ante el menor movimiento. Espero que los zacatecanos, apoyados por los maestros de los estados vecinos, puedan realizar una megamarcha y un bloqueo combativo contra los pinches gobiernos del PRI, del PAN y del PRD. Claro, el funesto Osorio Chong pudo haber usado ese charrazo zacatecano –con la mano en la cintura y la risa en la jeta, como respuesta a los bloqueos de la Coordinadora. El golpe a los maestros de Zacatecas es una clara muestra del cinismo del gobierno en la negociación. Esperemos que no se olvide que estamos en lucha de clases y los bloqueos deben extenderse y radicalizarse. (16/VII/16)