miércoles, 29 de junio de 2016

17:16:00
Pedro Echeverría V.

1. Los funestos medios de información, los millonarios empresarios y los sectores más fachos del gobierno, están preparando una nueva brutal represión contra la Coordinadora (la CNTE) y el pueblo que la apoya. Los discursos de Peña en el sentido de que “no caerá en la provocación de la CNTE”, la negativa de Gobernación a no resolver nada en la “mesa de diálogo con la CNTE” y toda la insultante campaña de los medios de los medios de información contra la CNTE, son muy claros indicadores de que se prepara un “corte de cabezas” contra los maestros de la Coordinadora. ¡Ni un paso atrás!, pero mucha atención para ver por dónde camina el ejército disfrazado de policías, su caballada y perrada. 

2. Como iluso pensé que con la instalación de la mesa de diálogo en 24 horas se resolverían los problemas: a) levantaría el teléfono el secretario de Gobernación y ordenaría (sí, ordenaría a sus achichincles abogados y jueces) que de inmediato salgan los 30 maestros presos, que se paguen todos los salarios detenidos y descontados y se devuelva el trabajo a todos los cesados. Por su parte los maestros pararían automáticamente todas sus acciones y bloqueos y dejarían para otro día la discusión de los asuntos educativos y la privatización que tanto busca el neoliberalismo. Pero nada, Gobernación aprovechó fotografiar a los dirigentes magisteriales, engrosar o hacerles un expediente y demostrar su poder. 

3. En México, desde el Porfiriato de fines del XIX y la Revolución burguesa mexicana (1910/17) no existe funcionario, abogado o juez que no sea criado o subordinado del Presidente; por ello se acuñó: “lo que usted ordene, señor presidente” y hay muchísimos ejemplos. Mientras en otros países hay márgenes de independencia entre el Ejecutivo, Legislativo, Judicial y los empresarios, en México por lo menos en los últimos 100 años el “sistema presidencialista” le otorga al presidente un poder total y absoluto. Si el presidente ordena en este momento que salgan de presión todos los presos, todos los jueces y ministerios lo obedecerán como esclavos -si se quiere se cuadran como soldados- del presidente. 

4. Así que los problemas del magisterio se pueden (sí se pueden) solucionar con sólo un telefonazo. Pero lo que no se puede es acabar con la conciencia social, de clase, de los maestros y sus apoyadores en beneficio de los explotados y oprimidos, porque la tienen muy enraizada; a ellos sólo se les convence con hechos positivos en beneficio del pueblo. No son tontos, menos imbéciles, de caer en simples discursos o propaganda de medios. ¿A quién se busca engañar con el discurso de “desabasto” de artículos que de existir el único culpable es el gobierno y no los bloqueos? Gobierno fascista de Peña: ordene la salida de la cárcel de todos los maestros y el pago inmediato de todos los salarios y de un plumazo soluciona los problemas inmediatos. 

5. Los bloqueos y las manifestaciones se están incrementando en todo el país. La CNTE de maestros, que sólo se había desarrollado en cuatro estados, ahora tiene por lo menos 12 y tiende a extenderse más. Otros sectores como los estudiantes, los curas, los zapatistas, electricistas, mineros –hasta lopezobradoristas- han comenzado a “mover a México” en calles y plazas. En vez de preparar otra gran represión y otra matanza de inocentes, le conviene más reflexionar un poco para entender el problema educativo, los problemas de salud, los problemas económicos, que bien pueden solucionar con determinaciones inteligentes. ¿O espera acaso que con extremar la represión contra los maestros y el pueblo demostrar ante el mundo que es un gran asesino? (29/VI/16)