lunes, 16 de julio de 2018

20:12:00
José Repetto

La esposa del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, cometió un grave error al "pedir" a un medio electrónico que retirara una publicación alusiva a su hijo.


El portal Nación321 publicó una nota titulada "Así ha crecido el 'Pejecito' Jesús Ernesto, el hijo de AMLO", que mostraba el crecimiento del menor utilizando fotografías publicadas a lo largo de los años, lo cual no hubiera sido posible si sus padres no lo exhibieran como lo han hecho.

A pesar de ser una publicación favorable, la madre del pequeño, Beatriz Gutiérrez Müller, pidió al referido medio retirar la nota pues, considera la señora, expone a su hijo.

Nación321 accedió a la petición.

Lo grave de este caso es que no se trata simplemente de una madre de familia protegiendo a su vástago, sino de la esposa del presidente electo. Aunque técnicamente pudiera estar en su derecho a hacer la petición, políticamente se trata de un gravísimo error.

Basta imaginar lo intimidante que ha de ser para un medio que la esposa del próximo presidente de México le pida, casi exija, retirar una nota. Esto es, en la práctica, un acto de autoridad.

La sola petición de la dama apesta a autoritarismo y prepotencia. Por mucho que se ha criticado a las esposas de los presidentes Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, ellas jamás censuraron a la prensa.

Mal inicio para la esposa de López Obrador, quien desde su posición de autoridad se cree con derecho a controlar a los medios. También lamentable, pero comprensible, que el referido portal doblara la rodilla.

Independientemente de todo esto, lo que hizo la señora de López fue completamente contraproducente, pues sólo dio más atención al artículo, mostró que tienen la piel sensible y, como ya se señaló, fue un acto autoritario, pues su hijo, a pesar de ser menor de edad, es una figura pública, que ellos mismos han hecho pública al exhibirlo ante los medios.

Indiscutiblemente y por donde se vea, lo mejor que pudo hacer la mamá del pequeño, apodado "Chocoflan" por su mechón güero, fue quedarse callada.

0 comentarios: