lunes, 16 de julio de 2018

16:10:00
HELSINKI, Finlandia, 16 de julio de 2018.- Después de un encuentro en a puertas cerradas que se extendió por más de dos horas, y un almuerzo de trabajo, Vladimir Putin y Donald Trump brindaron en total sintonía una conferencia de prensa en la que acordaron que la Guerra Fría terminó y que ambos países deberán trabajar juntos para resolver los problemas. Pero sobre todos ambos se esforzaron en dejar en claro que Moscú no interfirió en las elecciones norteamericanas de 2016.

Durante la rueda de prensa, Putin regaló una pelota a Trump en ocasión del Mundial de fútbol que culminó el domingo, y le dijo: "presidente la pelota ahora está en su lado de la cancha".​

"Gracias", respondió Trump, avisó que llevaría la pelota a su hijo Barron y arrojó el balón a Melania, que lo miraba desde la primera fila.​

Putin regala una pelota del Mundial a Trump. (AFP)

 "Este fue un día constructivo, es nuestro interés continuar con estas conversaciones y estoy convencido de que nos volveremos a reunir más a menudo", dijo el estadounidense antes de cerrar su declaración con un apretón de mano con su par ruso.

En la misma línea, Putin manifestó que las conversaciones de Trump fueron "exitosas y muy útiles".

Ambos líderes llegaron el lunes al palacio presidencial de Helsinki para la cumbre, la primera que mantienen, horas después de que el mandatario estadounidense culpó a su país, y no a la intromisión del Kremlin en las elecciones a la Casa Blanca, por el mal momento que atraviesan las relaciones entre Washington y Moscú.

"Nuestra relación con Rusia NUNCA ha sido peor", tuiteó Trump el lunes por la mañana, culpando a los "años de tontería y estupidez de Estados Unidos y ahora, la caza de brujas manipulada", en alusión a la investigación sobre la interferencia rusa en EE.UU.

En la rueda de prensa, Putin afirmó que su país "no interfirió ni interferirá en las elecciones de Estados Unidos". Y desafió a un periodista a que nombrara una sola evidencia que demostrara tal intervención.

"No hay evidencias, hay que basarse en hechos y no en rumores", sentenció.

En la misma línea se mostró Trump.  "No hubo interferencia (rusa) en la campaña, hicimos una gran campaña y ganamos", insistió. Y calificó la investigación en Estados Unidos al respecto como "una desgracia para el país".

La reunión fue condenada de antemano por varios miembros del Congreso de ambos partidos luego de la acusación presentada en Estados Unidos la semana pasada contra 12 oficiales de la inteligencia militar rusa acusados de hackear a los demócratas en los comicios de 2016 para ayudar a Trump a llegar a la Casa Blanca.

Al respecto, Putin ofreció interrogar a estos 12 individuos, pero coincidió en que toda la acusación sobre una interferencia rusa en los comicios es una "tontería".

Trump fue recibido en el palacio por el presidente de Finlandia, Sauli Niinistö. La cumbre comenzó más tarde de lo previsto porque Putin llegó a Helsinki con alrededor de media hora de demora en otra muestra de su famosa falta de puntualidad. El presidente estadounidense pareció devolverle el favor y esperó a que el ruso llegase al lugar de la reunión antes de salir de su hotel. (Clarín)

0 comentarios: