miércoles, 2 de mayo de 2018

14:26:00
MADRID, 2 de mayo de 2018.- La Corte Suprema de India acaba de lanzar una petición de ayuda a compañías extranjeras para que ayuden al país a limpiar el Taj Mahal, el gran monumento del país, del siglo XVII, que lleva varios años afectado por los excrementos de unos insectos, procedentes de un río cercano y contaminado, que dejan una marcas verdinegras sobre sus paredes de mármol blanco. El responsable de esta degradación es el Chironomus calligraphus (Geoldichironomus), según el ambientalista DK Joshi, que añade que la "reproducción explosiva" de estos insectos en el río Yamuna está afectando al monumento. El río "está tan estancado que los peces que antes mantenían controlada a la población de insectos se están muriendo".

El Taj Mahal, fotografiado el pasado marzo.(AFP)

Construido por el emperador Shah Jahan como un mausoleo para su esposa Mumtaz Mahal, quien murió al dar a luz, el Taj Mahal es la principal atracción turística de India. Se alza en Agra como “una lágrima en la mejilla del tiempo”, según escribió Rabindranath Tagore. La Unesco lo describió como “joya del arte musulmán en India" cuando fue declarado Patrimonio Mundial de la Unesco. Cada año recibe entre siete y ocho millones de visitantes, según su web, que se acercan andando o en autobús eléctrico, ya que el tráfico está prohibido en su perímetro.

Las manchas que los insectos dejan en el mármol se pueden limpiar, por lo que trabajadores de la Oficina Arqueológica de India (ASI, por sus siglas en inglés) han estado intentando mantener las paredes limpias, pero Joshi advierte de que si se restriega frecuentemente, el mármol puede perder su brillo, por lo que aboga como solución la limpieza del río, informa la BBC en su web. Otra amenaza procede de las industrias de la cercana ciudad de Agra y una refinería que han teñido de amarillo el mármol.

En las labores de restauración, la ASI ha aplicado lodo en las paredes, ha explicado Manoj Bhatnagar, funcionario del departamento de Química de la ASI. Según Bhatnagar, esta suerte de mascarilla de lodo se basa en una receta tradicional que usaban las mujeres de India para recuperar el brillo de sus rostros. "Una capa de un tipo de barro rico en cal mezclado con agua se aplica sobre las paredes y se deja secar durante 24 horas o algo más. Después, se retira y la superficie de la pared es lavada con agua destilada para retirar las impurezas", ha añadido.

Este sistema se ha aplicado varias veces, la última en enero, en un proceso que se espera termine a finales de este año.(El País)

0 comentarios: