miércoles, 2 de mayo de 2018

12:17:00
SÍDNEY, Australia, 2 de mayo de 2018.- ¿Fue un desliz freudiano del presidente francés Emmanuel Macron? ¿Un chiste vinculado con la gastronomía francesa? ¿O incluso, una semana después de su visita a Washington, una parodia de los comentarios desafortunados del presidente Donald Trump sobre la esposa de Macron?

En todo caso, Macron provocó sorpresa en Sídney el miércoles al calificar a la esposa del primer ministro australiano Malcolm Turnbull de ''deliciosa''.

Al final de una conferencia de prensa conjunta durante su visita oficial a Australia, Macron agradeció a los Turnbull por su hospitalidad.

El presidente francés Emmanuel Macron con el primer ministro australiano Malcolm Turnbull y su esposa, Lucy Turnbull. (AFP)

''Quiero agradecerles su bienvenida, gracias a usted y su deliciosa esposa por su cálida bienvenida'', dijo Macron en inglés.

Las reacciones divertidas no tardaron en aparecer en las redes sociales y la prensa australiana, junto con conjeturas acerca de las intenciones del mandatario francés.

''Macron acaba de decir que agradece a Malcolm Turnbull y su 'deliciosa esposa'. Los franceses son siempre franceses'', tuiteó la periodista Alice Workman.

ABC News de Australia tuiteó: ''Perdido en la traducción: Emmanuel Macron agradece a la 'esposa deliciosa' del Primer Ministro''.

Algunos observadores pensaron que se trataba de una broma del presidente. Turnbull acababa de mencionar que Macron se disponía a almorzar con miembros de la comunidad francesa, con algunos comentarios sobre la gastronomía y el vino franceses.

Por su parte, en una conversación sobre la creciente influencia china en la región, Macron había respondido a la declaración de Turnbull, de que ''el pez grande no puede comer al chico y el chico no puede comer al camarón''.

Otros pensaron que fue un simple error de traducción literal de Macron, ya que ''délicieuse'' en francés significa ''encantadora'' tanto como ''deliciosa''.

Los malpensados habrán considerado que Macron aludía a la visita de Trump a París el año pasado, cuando le dijo a Brigitte, la esposa de Macron, que la encontraba ''en muy buena forma'' y a Macron que era ''hermosa''.

En todo caso, el hecho llamó la atención como final de comedia a una conferencia de prensa que abordó temas tan graves como la violencia del Primero de Mayo en París, el acuerdo nuclear con Irán y la influencia creciente de China.(AP)

0 comentarios: