martes, 18 de abril de 2017

19:01:00
MADRID, España, 18 de abril de 2017.- El Real Madrid ha derrotado al Bayern de Múnich en la vuelta de los cuartos de final de la Champions League (4-2) y se clasifica por séptima edición consecutiva para las semifinales de la competición europea. El vigente campeón se impuso en la prórroga al conjunto alemán a la que se llegó después de que los 90 minutos reglamentarios terminasen con 1-2, gracias a los tantos de Cristiano Ronaldo para los blancos, y de Lewandowski y Sergio Ramos en propia puerta para los bávaros.

En el tiempo añadido Cristiano Ronaldo volvió a marcar en dos ocasiones, la primera de ellas en situación de fuera de juego, y en la tercera tras una gran jugada individual de Marcelo. El Bayern disputó gran parte de la eliminatoria con un jugador menos después de que Vidal fuera expulsado por dos acciones por las que vio la tarjeta amarilla al comienzo de la segunda mitad.

Cristiano Ronaldo (segundo por la derecha) marca el segundo gol del equipo. (DANIEL OCHOA DE OLZA / AP)

Aun así, el equipo de Ancelotti trató en todo momento de llevar la iniciativa pero nada pudo hacer ante el último tanto de los blancos, obra de Marco Asensio, que se deshizo de toda la defensa del Bayern para superar a Neuer por bajo.

Robben provoca penalti

Arjen Robben fue protagonista durante el Bayern -  Real Madrid al provocar un penalti que supuso el 0-1 favorable al conjunto alemán. El jugador holandés es un especialista en este tipo de jugadas y Casemiro fue su vícitima en esta ocasión.

Con el partido empatado a cero (y la virtual eliminación del Bayern), el equipo de Ancelotti necesitaba el primer gol de la noche ya que, si bien es cierto que rondaba la portería de Keylor Navas, lo hacía sin excesivo peligro.

Un balón en profundidad, Robben encaró y quiso tirarle el recorte a Casemiro y penalti. La acción la culminó Lewandowski anotando desde los once metros. El holandés es un jugador muy peligroso en este tipo de acciones y es un especialista a la hora de provocar penalties.

Los jugadores del Bayern celebran el gol en propia puerta del Real Madrid. (FRANCISCO SECO / AP)

Sergio Ramos golpea el balón. (MATTHIAS HANGST /  GETTY IMAGES)

El portero del Real Madrid Keylor Navas observa cómo se mete el balón en propia puerta. (MATTHIAS HANGST / GETTY IMAGES)

Cristiano Ronaldo celebra el gol del empate. (SUSANA VERA / REUTERS)

Agentes de Policía Nacional entran en la zona de aficionados del Bayern. (FRANCISCO SECO / AP)

El entrenador francés del Real Madrid Zinedine Zidane. (JUANJO MARTÍN / EFE)

Robert Lewandowski marca el gol del Bayern. (JAVIER SORIANO / AFP)

Cristiano Ronaldo y Benzema, jugadores del Real Madrid, observan la trayectoria del balón. (OSCAR DEL POZO / AFP)

El defensa brasileño del Real Madrid Marcelo golpea el balón ante la mirada de Arjen Robben. (CURTO DE LA TORRE / AFP)

El portero del Real Madrid Keylor Navas para el tiro a puerta de Arjen Robben. (GERARD JULIEN / AFP)

Su rápida arrancada, unido a su eléctrico dribbling lo hacen un jugador difícil de marcar, requiriendo máxima concentración a la hora de entrar si no se quiere cometer falta (o en este caso penalti).

Por otra parte, Robben ha sido siempre muy señalado por su afición a exagerar las acciones en las que recibe falta. De hecho, hay infinidad de 'memes' circulando por internet sobre el afán piscinero del jugador del Bayern.

Los más conocidos son los surgidos a raíz del famoso piscinazo durante los últimos minutos del Holanda - México del Mundial que le costó la eliminación a los mexicanos. (Gorka Pérez / El País / Sport)