martes, 31 de enero de 2017

12:13:00
MIAMI, 31 de enero de 2017.- Un sacerdote cubanoamericano fue agredido el sábado cuando oficiaba en la ciudad de Newark, New Jersey, una misa dedicada al pelotero puertorriqueño Roberto Clemente.

El obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Newark, Manuel Cruz, acaba de pronunciar la oración “Perdona nuestros pecados y condúcenos a la vida eterna”, cuando un hombre negro, alto y fornido vestido en un traje blanco se acercó al altar y lo golpeó en la cara.

El obispo auxiliar de Newark, New Jersey, monseñor Manuel Aurelio Cruz, fue agredido mientras celebraba una misa por el pelotero puertorriqueño Roberto Clemente, quien murió en 1972 en un accidente de aviación. Un hombre, identificado como Charles Miller, subió al área del altar y le propinó un puñetazo en la cara al sacerdote cubanoamericano, quien cayó al suelo.

El obispo auxiliar de Newark, New Jersey, monseñor Manuel Aurelio Cruz.

Monseñor Cruz, el primer cubano en ordenarse en la Arquidiócesis de esta ciudad, cayó al piso del golpe y fue auxiliado por un monaguillo y otros asistentes de la eucarística en la Catedral del Sagrado Corazón.

Tras el ataque, el obispo auxiliar de Newark fue llevado al hospital, donde necesitó varios puntos de sutura en la boca.

Su atacante, identificado luego como Charles E. Miller, de 48 años, fue arrestado en el lugar por policías del condado Essex y acusado de asalto agravado. No tiene antecedentes penales y por el momento se desconoce qué lo motivó a agredir a monseñor Cruz.

Tanto la agresión como la detención de Miller quedaron grabado en video.

“Fue un momento muy impactante y horrible”, contó a CBS NY el feligrés Mark Bonamo, testigo del incidente. “Como un monaguillo de joven, mucha gente pensó, ‘Oh él puede ser parte de la misa’, pero yo mismo estaba pensando que era un poco extraño, luego cuando caminó y golpeó al hombre en la cara, la gente estaba conmocionada. Algunas personas se agacharon, otras gritaron”.

El vocero de la Arquidiócesis de Newark, James Goodness, dijo a un medio local que “esto no es algo que esperábamos que suceda en alguna de nuestras iglesias” y agradeció además a los policías por haber arrestado al atacante.

De acuerdo con el portal web de la Arquidiócesis de Newark, Cruz nació en La Habana en diciembre de 1953. Vino con sus padres a Estados Unidos en 1966 y pasó su primer año en la Florida de donde se mudó a Union City (New Jersey).

Se ordenó sacerdote para el servicio en la Arquidiócesis de Newark el 31 de mayo de 1980 y en junio de 2008, el papa Benedicto XVI nombró a monseñor Cruz obispo de Gaguari (una diócesis del Norte de África) y obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Newark.

La misa del sábado era en honor de Roberto Clemente por el aniversario 44 de su muerte y tras el incidente, se terminó realizando el domingo en la iglesia St. Lucy, a unas cuadras de la Catedral.

El puertorriqueño murió el 31 de diciembre de 1972 cuando el avión en la que viajaba cayó al mar minutos después de despegar de San Juan, Puerto Rico. Iba en camino a la capital de Nicaragua para ayudar a las víctimas de un terremoto.

La misa fue organizada por el concejal de Newark, Luis Quintana, quien tras el ataque indicó que está rezando por el obispo Cruz. “Es difícil de entender lo que provocaría que un hombre ataque a un miembro del clero en medio de la santidad de una iglesia. Simplemente no tiene sentido”, dijo.
(Johanna A. Álvarez / El Nuevo Herald)