domingo, 29 de enero de 2017

09:58:00
CIUDAD DE MÉXICO, 29 de enero de 2017.- Los recursos de la Iniciativa Mérida destinados a apoyar a los centros penitenciarios están garantizados hasta 2019, informaron fuentes de la Embajada de México en Estados Unidos.

Desde 2009, el gobierno estadounidense ha brindado más de 30 millones de dólares para mejorar el sistema penitenciario en México.

Los recursos, que provienen de distintos fondos, están enfocados a programas de reinserción social, certificación y capacitación, los cuales se prevé que durarán hasta 2018 y 2019.

Los recursos de la Iniciativa Mérida han ayudado a 58 centros penitenciarios certificados a conseguir la acreditación internacional de la Asociación Americana de Correccionales (ACA), la cual busca mejorar el control y la organización dentro de los centros penitenciarios, mediante 137 estándares de seguridad, orden, salud y reinserción social.


Un caso de éxito es el Centro Estatal de Reinserción Social (Cereso) de San Miguel Allende, Guanajuato, el quinto mejor calificado en el país por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

Desde diciembre de 2016, el Cereso cuenta con la acreditación ACA, la cual obligó a hacer más exigentes los procesos de control de armas, llaves, medicamentos, herramientas y visitas.

Los protocolos contemplan identificaciones especiales, inventarios y bitácoras para llevar registro de todo lo que ocurre en el centro.

Además, establece protocolos para evitar la sobrepoblación y los incidentes violentos.

"Tenemos espacio donde poner a la gente, no hay problema de sobrepoblación. Tenemos varios años que no llegamos al total de capacidad que tenemos", explicó Gregorio Fonseca, director general del Sistema Penitenciario en Guanajuato.

"Nosotros tenemos un saldo blanco en el centro. La acreditación ha pegado fuerte en la seguridad", agregó.

Para las 270 personas privadas de la libertad que caben en el Cereso, hay tres médicos, tres enfermeras, dos psicólogas y un dentista que les brindan atención de primer nivel.

La acreditación también obliga a que las celdas cuenten con entradas de ventilación y luz natural, así como con un inventario de pertenencias personales.

Para evitar delitos dentro del centro, como extorsión telefónica y venta de droga, el 100 por ciento del personal está certificado mediante controles de confianza.

También realizan diariamente inspecciones aleatorias, a fin de descubrir objetos prohibidos dentro del penal.

Para 2018, la Oficina de Asuntos Antinarcóticos y de Aplicación de la Ley (INL) prevé tener un centro penitenciario acreditado en cada entidad, así como lograr la certificación de los 10 centros en Guanajuato.

Prevé WOLA retroceso en apoyo a seguridad

La cooperación en materia de seguridad entre México y Estados Unidos podría regresar al esquema de una asistencia más militar, aseguró Maureen Meyer, directora del programa sobre México de la Oficina en Washington para América Latina (WOLA por sus siglas en inglés).

"Hay un riesgo de regresar justamente a lo que era el origen de Iniciativa Mérida, o a lo que era la cooperación de EU a México antes de la Iniciativa Mérida; eran como 60, 80 millones de dólares al año, más en equipo que en estar capacitando a forenses en cómo identificar restos.

"Ha habido un cambio en cómo EU coopera, y una voluntad del gobierno mexicano de aceptar ese tipo de ayuda, de profesionalización de policía, capacitación en investigaciones básicas, y sí creo que sería muy posible revertir a asistencia más militar y equipo", comentó.

En entrevista, advirtió que nuevamente se podrían medir los resultados del combate al narcotráfico con incautación de drogas y detención de personas, y no en el funcionamiento del sistema de justicia para investigar y procesar a los responsables.

"Desmantelar esas redes de narcotráfico también implica atender el tema de corrupción de la policía, de políticos a todos los niveles; es mucho más amplio que medir el éxito con detenciones e incautaciones", subrayó.

Para WOLA, la nueva agenda con EU, sobre todo en materia comercial, podría tener una ventaja para el gobierno mexicano: no tener que hablar del Estado de Derecho, de corrupción y de derechos humanos.

Además, dijo que si se aprueba la Ley de Seguridad Interior y se le dan más facultades a los militares en tareas de seguridad pública, podría preverse también una cooperación más militar entre México y EU.

Algunos temas de preocupación para WOLA son el retraso en la aprobación de las leyes contra la Tortura y Desaparición, los abusos contra personas migrantes y la falta de avances en los casos Tlatlaya y Ayotzinapa. (Reforma)