domingo, 29 de enero de 2017

11:59:00
CARACAS, 29 de enero de 2017.- El gobierno venezolano impulsará una campaña para defender la memoria del fallecido Hugo Chávez con el objetivo de impedir que se hable mal del líder revolucionario en cualquier rincón de este país.

“Aquí no se habla mal de Chávez”. La frase se debe leer en los escritorios de empleados públicos y en las casas que entrega el gobierno, según la iniciativa lanzada por el número dos del régimen chavista, Diosdado Cabello.

“Si usted trabaja en un ministerio y tiene un huequito de oficina, usted coloca un cartel: ‘Aquí no se habla mal de Chávez’”, propuso Cabello, en su programa de TV. “Si usted es taxista, de esos que entregó la misión transporte, usted coloca ‘Aquí no se habla mal de Chávez’”, prosiguió el diputado y vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Imagen. El rostro de Hugo Chávez, en un cartel durante una marcha de apoyo a Nicolás Maduro, en Caracas. /AFP

Cabello exhortó a quienes viven en las casas entregadas por el Ejecutivo, a quienes están en los cuarteles militares y a todos los venezolanos a pintar murales con la frase, para honrar la memoria del ex presidente Chávez (1999-2013). La campaña se impulsará también a través de las redes sociales con la etiqueta #AquíNoSeHablaMalDeChávez. El dirigente advirtió que quien no se sume a esa campaña debería ser denunciado.

La propuesta disparó las alarmas entre los analistas por considerar que es un paso más hacia la consolidación del Estado totalitario que pretende implementar el chavismo.

Para el sociólogo Francisco Coello, “Cabello admite que se habla mal de Chávez, pero la premisa de su manual es que, independientemente de lo que pase, ¡se niega la realidad! Ysi la realidad es muy apabullante, se busca un enemigo externo o interno. No importa que no sea creíble”.

Froilán Barrios, coordinador nacional del Frente Autónomo en Defensa del Empleo, el Salario y el Sindicato, rechazó la campaña que contempla denunciar a empleados públicos que no se sumen. “Es bastante grave pues atenta contra la libertad de expresión consagrada en la Constitución, se coloca una especie de estado de delito de opinión y se quiere implementar la cultura del terror”, dijo. (Clarín)