domingo, 25 de diciembre de 2016

01:44:00
MOSCÚ, Rusia, 25 de diciembre de 2016.- Un avión ruso Tu-154 que había despegado esta madrugada de Moscú cayó a las aguas del mar Negro poco después de haber hecho escala en el balneario de Sochi para echar combustible. La nave, en la que viajaban 84 pasajeros más ocho tripulantes, se dirigía a Siria y debía aterrizar en la base aérea de Jmeimim, donde Rusia tiene una agrupación de aviones de guerra.

La mayoría de los pasajeros, 68, eran artistas, integrantes del conjunto de canto y danza Alexándrov –famoso en el extranjero con el nombre de Coro del Ejército Ruso-; el resto eran militares y nueve periodistas, entre ellos del canal primer canal ruso, NTV y de la televisión Zvezdá (Estrella, canal militar) que iban a participar en las festividades de fin de año en la citada base militar.

Imagen aérea del aeropuerto de Sochi. (MAXIM SHEMETOV / REUTERS)

El avión desapareció de los radares a las 7.25 de la mañana, hora local, poco después de despegar del aeropuerto de Sochi. Los restos del aparato fueron localizados cerca de las nueve en las aguas del mar Negro, a un kilómetro y medio de la costa.

El Ministerio de Defensa, al que pertenecía el Tu-154, informó de que los fragmentos del avión se encontraban a 50-70 metros de profundidad. De acuerdo con los análisis preliminares de los especialistas, el ministerio ha dicho que la tragedia se produjo por un fallo técnico o un error del piloto.

La tripulación de la nave no dio ninguna señal de alarma, según la torre de control de Sochi. A la zona se han enviados equipos de rescate, pero no hay indicios de que nadie haya sobrevivid. Ya se han empezado a recuperar los cuerpos de las víctimas. Dmitri Peskov, portavoz del Kremlin, declaró que el presidente Vladímir Putin había sido informado de inmediato del accidente.

Moscú generalmente envía grupos de artistas a Siria que van a actuar durante las fiestas ante los militares allí emplazados. (Rodrigo Fernández / El País)