sábado, 29 de octubre de 2016

12:28:00
WHITE PLAINS, 29 de octubre de 2016.- Por más de un año, Hillary Clinton ha estado reacia a ser parte de la polémica sobre su correo electrónico que ha permeado su campaña. Ha respondido de manera defensiva a preguntas que se le han hecho, y muchas veces lo hizo solo por la imperiosa necesidad política que existía.

El viernes, esa necesidad imperiosa fue clara.

El tema del correo electrónico se propagó inesperadamente justo once días antes del día de la elección, poniendo en riesgo la ventaja que Clinton tiene sobre su rival republicano Donald Trump. El FBI anunció que estaba investigando si hay información clasificada en un dispositivo electrónico que pertenecía a Anthony Weiner, el desacreditado congresista que está separado de su esposa Huma Abedin, veterana asistente de Clinton.

Clinton actuó rápidamente, dando una breve e improvisada conferencia de prensa en una secundaria de Des Moines, Iowa. Desafió al director del FBI James Comey a divulgar todos los detalles de la nueva investigación, citando la fase crucial de la contienda por la Casa Blanca.

Trump aprovechó el anuncio del FBI y acusó a Clinton de corrupción a "una escala sin precedente". (Reuters)

"Estamos a 11 días de, quizás, la elección más importante de nuestras vidas. La votación ya comenzó en nuestro país", dijo Clinton. "Así que el pueblo estadounidense merece saber los todos los hechos inmediatamente. El mismo director ha dicho que no sabe si los mensajes electrónicos mencionados en su carta son significativos o no".

Clinton dijo que el FBI no se ha comunicado con ella ni sus asesores en relación con la investigación.

La noticia surgió cuando Clinton tenía una sólida ventaja en la contienda. La fase de votación preliminar comenzó hace semanas y ella tiene una ventaja fija en las encuestas, tanto a nivel nacional como en estados reñidos.

Esto casi asegura que, aún si es que ella gana la elección, los demócratas y sus aliados celebrarán una victoria teñida por la investigación.

"No debemos dejar que continúe su ardid delictivo en la Oficina Oval", dijo Trump durante un mitin en New Hampshire.

La campaña de Clinton estaba furiosa con la decisión de Comey de revelar la existencia de una nueva investigación a través de una carta, escasa de detalles y enviada a líderes del Congreso. No fue sino hasta horas después que trascendió que la fuente de los nuevos mensajes electrónicos fue Weiner, que está bajo investigación por enviar mensajes sexualmente explícitos a una adolescente.

Encuestas

Una encuesta publicada por The Washington Post en conjunto con ABC News Tracking indica un descenso abrupto de la candidata demócrata Hillary Clinton en la intención de voto con respecto al republicano Donald Trump.

En las últimas semanas, la ex secretaria de Estado se encontraba a casi siete puntos de diferencia en los promedios generales y algunos sondeos la ubicaban, incluso, a 10 puntos de su adversario. Sin embargo, al finalizar esta semana un nuevo estudio muestra el descenso de la demócrata y el ascenso en casi dos puntos porcentuales del magnate republicano.

El sondeo coloca a Clinton con un 47% de intención de voto por delante de Trump con 45%. Los ajustados números favorecen esta vez a Trump, quien ante esta situación logró que grupos disidentes dentro de su partido vuelvan replegarse bajo su liderazgo.

Un claro 59% de los ciudadanos consultados por otros sondeos continúan creyendo que Clinton será la ganadora de la contienda electoral el próximo 8 de noviembre, aunque las nuevas encuestas demuestran signos de que el exceso de confianza está en descenso.

La campaña de Clinton expresó su preocupación sobre la falta de satisfacción que durante esta semana empujó a seguidores de la demócrata a abandonar sus intenciones de votarla a pesar de que en los sondeos generales sigue liderando la contienda.

Encuestas nacionales publicadas durante la semana muestran que los rangos de ventaja de Clinton se achicaron. Los sondeos de Fox News e Investor's Business Daily/TIPP dan a la demócrata como ganadora por unos estrechos tres puntos de ventaja, aunque lideró por nueve puntos en los estudios de CNBC y USA Today/Suffolk y por 14 puntos en la encuesta de la agencia de noticias The Associated Press – GfK.

Las diferencias en los números indican distintas reacciones del electorado frente a las últimas noticias en la campaña y, en particular, el sondeo del Washington Post marca un descenso luego de que el FBI pidiera reabrir la causa por el uso indebido de los correos electrónicos.

En septiembre, otra encuesta del Washington Post-ABC News obtuvo como resultado un 62% del público general que desaprueba la política de Clinton y su polémica con los emails cuando era secretaria de Estado, incluyendo un 48% que "desaprueba fuertemente" la candidatura de la demócrata.

A sólo 10 días de las elecciones generales, las campañas de ambos partidos deberán centrarse en obtener a lo indecisos hacia su lado pero, sobre todo, evitar cualquier polémica que les haga perder al electorado fiel ya que ante un panorama tan ajustado cualquier descenso o ascenso puede inclinar la balanza de manera definitiva. (AP)