sábado, 29 de octubre de 2016

17:43:00
CARTAGENA DE INDIAS, Colombia, 29 de octubre de 2016.- La Cumbre de Cartagena impidió por primera vez en una reunión de jefes de Estado y Gobierno iberoamericanos el acceso público a sus discursos, lo que rectificó una hora después ante la perplejidad generalizada.

Tras la inauguración de la cumbre a cargo de la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, y el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, como país anfitrión, los cientos de periodistas convocados para esta cumbre se llevaron la sorpresa inédita de la abrupta interrupción de la señal de televisión para seguir las intervenciones de los presidentes.

La XXV Cumbre Iberoamericana concluyó hoy en Cartagena con la aprobación de una declaración final y 14 comunicados especiales relativos a distintos aspectos de interés para la región.

La organización de la cumbre confirmó la decisión de no permitir el acceso público a las intervenciones, lo que no había sucedido en la región hasta ahora en una cumbre iberoamericana o de cualquier ámbito. (El Nuevo Herald)