martes, 6 de agosto de 2013

20:41:00
ESTADOS UNIDOS, 6 de agosto.- Todo apunta a que Dexter tendrá un spin-off, ya que el presidente de Showtime, David Nevins, y el productor de la ficción, Scott Buck, han firmado otro contrato. La nueva serie podría partir tanto de uno de los personajes como de una de las tramas de la historia, ya que de momento «todas las opciones están sobre la mesa», anunció Nevins.

Esta nueva temporada, la reconocida actriz Charlotte Rampling interpreta a la Dr. Evelyn Vogel.

Actuamente, Showtime está transmitiendo la octava y última temporada de Dexter. La exitosa serie narra, en primera persona, la vida de Dexter Morgan, un analista de salpicaduras de sangre del departamento de policía de Miami que también se dedica a investigar y cazar a otros asesinos en serie que, a diferencia de él, matan a gente inocente.

Los spin-off, series que nacen de otras series, están muy de moda. The Originals, que se centrará en la historia de Klaus, de Crónicas vampíricas, se estrenará el próximo octubre, al igual que Ravenswood, que saldrá a la luz después del especial de Halloween de su progenitora, Pretty Little Liars. Pero no es solo cosa del presente, echando la vista atrás se pueden encontrar muchos otros ejemplos.

La exitosa Cheers no contó con uno, sino con dos spin-off. El primero de ellos, The Tortellis, solo aguantó en antena unos meses, mientras que Frasier se mantuvo once temporadas. Menos suerte corrió Joey, la secuela de Friends, demostrando que no se puede variar el final de las buenas historias para intentar darle continuidad, y menos si existen incongruencias entre ambas. También Hércules: sus viajes legendarios tuvo dos secuelas: Xena, la princesa guerrera, que hizo famosa la imagen de Lucy Lawless con una escueta armadura venciendo a todo el que se le ponía por delante, y El joven Hércules, con un muy joven Ryan Gosling. Las tres ficciones se emitieron simultáneamente en la temporada 1998-1999. Beverly Hills, 90210 (Sensación de vivir) contó con dos sucesoras, 90210 y Melrose Place, igual que los Vigilantes de la playa lo intentaron con su versión en Hawái y una versión nocturna. También CSI aprovechó su éxito para hacer varias versiones.

El mundo de la animación también se atrevió con este tipo de series. Grandes clásicos como Los Picapiedra, Las tortugas ninja o Dragon Ball cuentan con continuaciones o nuevas versiones, y los protagonistas de Rugrats, aventuras en pañales, pegaron el estirón en Más grandes y traviesos. El show de Cleveland, que proviene de Padre de familia o Go, Diego, Go, que se centra en el primo de Dora la exploradora, son otros ejemplos.

Para no perder el éxito obtenido con un producto, se ha llegado a utilizar el spin-off incluso en reality-shows, como es el caso de Embarazada a los 16 y Teen Mom, o Jersey Shore y su continuación, Snooki y Jwoww.

Cuando un producto tiene éxito hay que sacarle el mayor partido, y cuando no lo tiene hay que intentar solucionarlo, como pasó con Good Morning, Miss Bliss y su sucesora, Salvados por la campana. Así nacen la mayoría de los spin-off, secuelas y remakes, porque al fin y al cabo, la televisión busca buenos resultados, aunque se renuncie a innovar con los contenidos. (Con información de Cris González para La Voz de Galicia)

0 comentarios:

Publicar un comentario