martes, 6 de agosto de 2013

15:24:00
MÉRIDA, Yucatán, 6 de agosto.- Los artesanos de Dzityá están orgullosos de su actividad, ya que es una herencia que se pasa de generación en generación. Los trabajos en piedra y en madera son las actividades en las que se destaca esta comisaría, que en estos días es sede de la Feria Artesanal Tunich 2013.

José Luis Pisté Chi, representante de los artesanos en Cantera y Madera, comenta que su familia se ha dedicado, desde su bisabuelo, al trabajo de la madera.

Afirma que cuando la actividad se realiza por varias generaciones se convierte en parte de la historia personal y no se le abandona, como sí lo hacen las personas que se dedican a ese trabajo únicamente como negocio.

José Luis Pisté Chi hereda el oficio desde su bisabuelo. (clic a las imágenes)

—Claro que es un negocio, pero cuando te viene de familia, se convierte en algo más que eso y son pocos los que abandonan la actividad —expresa.

—Mi bisabuelo nos contaba que desde que tuvo uso de razón, su papá ya le enseñaba a trabajar la madera —recuerda.

También comenta que gracias a la calidad de los productos que se elaboran la gente acude a Dzityá a comprar las artesanías, por lo que no tienen necesidad de llevarlas a otros lugares.

José Luis comenta que los artesanos de Dzityá tienen clientes fijos, como restaurantes y hoteles de Mérida, Cancún y la Riviera Maya.

Frutas de madera.

Actualmente son 23 familias las que trabajan madera en Dzityá y cada una tiene de tres a cuatro miembros que se dedican a la labor artesanal.

—En mi taller trabajamos primos y hermanos y varios sobrinos —añade.

El artesano afirma que la demanda de la artesanía ha aumentado en los últimos años y gracias a diferentes apoyos oficiales ahora hasta los pequeños talleres ya tienen sus tiendas, lo cual les permite captar mayores recursos.

José Luis Pisté indica que entre los mismos artesanos ya integraron una sociedad y en la actualidad tienen el proyecto de instalar un vivero para cultivar los árboles que requieren para su labor.

De esta manera se formaría una cadena productiva  que les permitiría ser autosustentables.

Aclara que la madera de guayacán, que es la que más utilizan, la traen de Campeche y esa no se puede cultivar en esta zona “porque no se da”.

También afirma que cuando se formó la comunidad los primeros pobladores ya trabajaban la madera y la cantera y por eso conservan tan celosamente la labor artesanal que es la identidad de Dzityá.

Múltiples objetos útiles y otros puramente decorativos pueden adquirirse en Dzityá.

Agrega que algunas personas extrañas a la comunidad han llegado para trabajar en ese giro, pero por lo general lo abandonan al poco tiempo.

—Para los que traemos una raíz, desde nuestros ancestros, se trata de un don diferente, los que no lo traen de familia lo ven sólo como negocio y no le tienen amor al trabajo –indica.

En el taller de José Luis se conserva un antiguo torno, que calcula tiene más de 100 años de antigüedad. Es el torno con el que su bisabuelo enseñó a sus descendientes a trabajar la madera.

Aclara que ahora ya trabajan con tornos eléctricos, lo cual les permite agilizar la producción. Por ejemplo, en el torno manual podían hacer dos batidores por día y con el mecánico pueden hacer cinco.

José Luis juega con un balero que fabricó.

En cuanto a la demanda por parte de los extranjeros, asegura que a los italianos les gusta mucho la madera natural, lo mismo que a los estadounidenses.

Agrega que llega gente de todo el mundo a comprar artesanías, especialmente de China, España y otros lugares europeos.

Recuerda que hace unos cinco años tuvieron problemas con la Profepa, que les incautó su producción durante tres meses debido a que no realizaban todos los trámites necesarios porque ignoraban todo el proceso a seguir.

Luego, gracias a los cursos que les brindan las mismas autoridades, ya saben todos los procesos a realizar y los permisos que requieren y no han tenido problemas de ese tipo nuevamente.

Además, explica, en esos cursos aprenden a cotizar su trabajo y a no depreciarlo, porque eso va en contra de los intereses de todos.

También dice que con ayuda oficial han logrado visitar diferentes ferias del país para llevar las artesanías locales.

Recientemente dos artesanos de Dzityá acudieron a la feria de Aguascalientes, donde sus artesanías tuvieron muy buena acogida.

Asimismo, recuerda que el taller, que lleva el nombre de la comunidad, fue la primera escuela de artesanos en la comunidad.

0 comentarios:

Publicar un comentario