miércoles, 18 de julio de 2018

15:19:00
Pedro Echeverría V.

1. Hoy 18 de julio se festejan los 100 años del nacimiento de  Nelson Mandela. Como abogado, defensor de los derechos humanos  y luchador social, a través de 67 años Mandela dedicó su vida al servicio de la humanidad. Fue conocido en el mundo como “preso de conciencia” por muchas décadas, pero también como primer presidente elegido democráticamente de una Sudáfrica libre al lograr la desocupación extranjera del territorio. Él fue pacifista, pero sus enemigos eran asesinos, explotadores, saqueadores, que lo persiguieron con saña. ¿En una sociedad donde la minoría domina con las armas, el dinero y todo el poder, se puede ser pacifista?

2. He visto varias veces la película de Gandhi y leído algunos artículos acerca de él de sus batallas en la India; viví en los años 60 las luchas del líder del pacifismo negro en EEUU, Luther King, y, al mismo tiempo observaba en la revista “Política” de México  al joven Mandela en las calles de EEUU confrontándose con el racismo yanqui. Frente a sus enemigos los apoyé, pero siempre me parecieron muy limitadas sus consignas ante el radicalismo de las masas dispuestas a más. Pero, obviamente, es distinto estar afuera “viendo los toros desde la barrera”, que estar pensando frente a los acontecimientos que son “la verdad”.

3. Hay un pasaje en la película sobre Gandhi que me exalta y me llena de coraje: cuando los hindúes en fila caminan para ser masacrados sin decir nada; ese no es sólo un asesinato masivo del poder, sino al mismo tiempo de sus dirigentes. Desde entonces no puede aprobar esa estrategia de dejarse asesinar para poner un ejemplo de pacifismo. Luther King y Mandela, por lo menos en los años sesenta, aconsejaron el pacifismo, pero los negros ante el fascismo discriminatorio de sus enemigos, buscaron muchas formas para defenderse dado que había otros líderes del Poder Negros como Malcolm X, Ángela Davis, Carmichael, el mismo Cassius Clay, que no eran”pacifistas”.

4. La realidad es que ninguna lucha o batalla en una sociedad dividida en clases sociales, como las del capitalismo, puede adelantarse que será pacífica o violenta porque depende de cómo te trate o te reciba el poder. Nunca son los manifestantes los que las hacen violentas, sino el maldito gobierno que ordena a sus fuerzas armadas bloquear, impedir, prohibir, encapsular, con el fin de que la manifestación no cumpla con sus objetivos. Nos encapsularon: salimos de Tlatelolco, nos cerraron todas las calles con soldados a caballo todas las calles y sólo nos dejaron marchar por una avenida para regresar donde salimos y estábamos plantados. (Por cierto, fue el 2 de octubre y el militar que dirigía era Mondragón y Kalb).

5. Claro, la clase imperial dominante reprimió, asesinó y eliminó a todos los pacifistas y no pacifistas; siempre les ha bastado con saber quiénes son sus críticos para eliminarlos a todos: Gandhi fue asesinado, Luther King con más descaro y a Mandela lo mandaron por varias décadas a la cárcel, los mismo sucedió con Malcolm en los EEUU, el guerrillero Ché Guevara en Bolivia y el dirigente pacifista (catalogado de violento) Chávez en Venezuela, según se ha demostrado, asesinado mediante un veneno en la comida. ¿Hasta cuándo permitiremos ese salvaje y criminal dominio de la clase dominante que controla las armas, los ejércitos, los jueces, las cárceles? (18/VII/18)

http://pedroecheverriav.wordpress.com

alterar26@gmail.com

0 comentarios: