miércoles, 7 de junio de 2017

13:57:00
MÉRIDA, Yucatán, 7 de junio.- Posicionamiento de Movimiento Ciudadano Yucatán con motivo del Día de la Libertad de Expresión:

En Movimiento Ciudadano Yucatán observamos que quienes dirigen la clase política yucateca no han comprendido que estamos viviendo una época en la cual los flujos informativos se han diversificado e incrementado su importancia para la toma de decisiones, por lo que en el marco del Día de la Libertad de Expresión es necesario insistir y refrendar nuestro compromiso para respetar el derecho a ser una sociedad informada.


Si no existe la certeza del derecho a expresar y publicar con libertad las ideas de cada uno, no es posible construir una ciudadanía activa, crítica, comprometida con los asuntos públicos, pendientes del actuar de los gobernantes. Cada vez que se coarta la libertad de expresión, se afecta el acceso a la información de la sociedad en su conjunto.

Por lo tanto, pugnamos y reivindicamos plenamente derecho de este vital ejercicio, sin limitaciones o condicionamientos vía el manejo discrecional de los recursos que el gobierno del estado destina para propaganda y publicidad oficial.

Reiteramos nuestra percepción en el sentido de que no se puede hablar de libertad de expresión en tanto los periodistas no sean reconocidos, respetados y defendidos, dada la importancia que tiene su trabajo cotidiano, para contribuir a la construcción una sociedad más informada, participativa, crítica y democrática.

Los periodistas, en el ejercicio de su profesión, a menudo enfrentan obstáculos tales como ingresos y prestaciones sociales inexistentes o limitadas, que influye para que se conviertan en “clientes, apoyadores o incondicionales” de quienes, a cambio de su docilidad editorial, les otorgan gratificaciones o concesiones de diversa índole (dinero, recomendaciones o “apoyos” institucionales).

Asedio y presiones desde las instituciones gubernamentales, por parte de personeros de políticos o funcionarios que buscan proyectar su imagen, para que maquillen la realidad o magnifiquen logros, mediante la aplicación de diferentes políticas públicas o decisiones de cualquiera de los poderes legalmente constituidos de la entidad.

Falta de respeto a su trabajo profesional por parte de dueños o concesionarios de medios de comunicación, más preocupados por la publicidad gubernamental o de grupos del poder económico que por informar con veracidad y objetividad a los ciudadanos.

Riesgos para su estabilidad laboral, su seguridad e integridad física, en los casos en que su trabajo profesional exhibe a quienes actúan en el marco de hechos delincuenciales, en perjuicio de los intereses de la sociedad.  

Aprovechamos entonces, para reconocer y aplaudir el trabajo de quienes ejercen plenamente su libertad de informar, mediante el ejercicio libre, plural e independiente de su profesión y que anteponen su compromiso con la veracidad y la objetividad, por encima de las presiones del poder público y económico, con la intención de que la ciudadanía nutra sus criterios y sustente mejor sus decisiones, con contenidos provenientes de los informadores comprometidos y conscientes de la importancia que tiene su trabajo profesional para la sociedad. (Boletín)