domingo, 25 de junio de 2017

19:48:00
TORONTO, 25 de junio de 2017.- Con una calcomanía alusiva a la diversidad sexual en la mejilla izquierda, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, encabezó por segundo año consecutivo el desfile del orgullo gay en Toronto, que por más de dos horas lanzó arengas a favor de la comunidad LGBTQ.

Sin la presencia de la policía de Toronto por primera vez desde 2000, con sátiras del presidente estadunidense Donald Trump y consignas como “por un mundo sin fronteras” y contra el terrorismo, se realizó en Toronto el desfile por el orgullo de la comunidad de lesbianas, gays, bisexuales, transexuales y queers (LGBTQ).

En el desfile, con participación de 10 mil personas y la asistencia de más de un millón como espectadores, Trudeau estuvo acompañado por su esposa Sophie Gregoire Trudeau y sus hijos Ella-Grace y Xavier; la gobernadora de Ontario, Kathleen Wynne, quien se reconoce homosexual, y el alcalde de Toronto, John Tory, conservador moderado.

Justin Trudeau encabezó por segundo año consecutivo el desfile del orgullo gay en Toronto.

“Así es como celebramos las múltiples capas de identidades que hacen a Canadá extraordinario y fuerte”, dijo Trudeau a los medios antes de iniciar la caminata por el principal vértice de la ciudad (Bloor y Yonge), y que terminó casi dos kilómetros hacia el sur de la capital financiera canadiense.

En el Pride Parade de Toronto, uno de los más grandes a nivel mundial, desfilaron contingentes de maestros, empleados públicos, médicos, bomberos, sindicalistas, estudiantes, bibliotecarios, del servicio aéreo y de las industrias tecnológicas, así como miembros de partidos políticos.

Lo mismo estuvieron familias con pancartas que decían “Amo a mi hijo transexual”, que niños repartiendo banderitas y calcomanías con los seis colores de la bandera que identifica a esta comunidad.

Por primera vez en 17 años no desfiló el contingente de la Policía de Toronto, luego de que el año pasado el movimiento Black Lives Matter, capítulo Toronto, irrumpió en el desfile gay en protesta por los representantes de la policía acusada de abusos contra la comunidad negra.

Tras un año de conversaciones entre las partes, los organizadores del festival por el orgullo gay no pudieron alcanzar un acuerdo y la policía no desfiló. El contingente de raza negra desfiló con pancartas que decían “porque la vida de los negros importa”.

El reverendo anglicano Brent Hawkes, activista por los derechos de los homosexuales y quien con el servicio religioso de hoy anunció su retiro, hizo un llamado a la inclusión, que –dijo—es un valor central en la comunidad: “cualquier grupo que apoye a la comunidad LGBT es bienvenido”.

Tanto el alcalde de Toronto como el primer ministro coincidieron en su llamado a la inclusión de todos los grupos que apoyen a la comunidad LGBTQ.

En cada edición de este festivo desfile, con globos, pistolas de agua, collares, música y glamour, están presentes las demandas políticas que no sólo exigen tolerancia e inclusión hacia los miembros de esta comunidad sino que se pronuncian en contra de la violencia y el terrorismo.

La organización Democrats Abroad Canada apareció con una figura de Donald Trump mofándose de que para el presidente estadounidense el único mundo seguro es el de “covfefe”, el erróneo término que usó en uno de sus twitters. El mono portaba un fotobotón con la leyenda “pinche Trump”.

La comunidad latina marcó su contingente con una gran manta que decía “Por un mundo sin muros” y alzando sus banderas de Argentina, México, El Salvador, Brasil, Cuba, Uruguay Colombia.

También desfilaron homosexuales ucranianos, judíos y coreanos.

Por más de dos horas desfilaron jóvenes y adultos, padres y abuelos, caminando o en silla de ruedas, en tacones o con una simple bandera de colores, frente a un público que aplaudía la diversidad como ejemplo de aceptación en esta ciudad multicultural donde se hablan 140 idiomas diferentes.

Espacio especial tuvieron los indígenas canadienses, cuyos líderes desfilaron hombro a hombro con el primer ministro y otros miembros del gabinete federal.

La comunidad LGBTQ reconoció que Canadá les ha otorgado el derecho a la igualdad dentro del matrimonio, también pueden adoptar hijos y Trudeau (abiertamente feminista) introdujo hace un año una ley para garantizar los derechos legales y la seguridad de las personas transgénero.(Notimex)

0 comentarios: