domingo, 25 de junio de 2017

09:16:00
WEATHERFORD, Texas, 25 de junio de 2017.- Encerró a sus hijos, de 2 años y 16 meses, en un coche aparcado al sol, para castigarlos porque no querían salir del vehículo. Pensó que la hija mayor sería capaz de salir sola con su hermanito, regresó a la casa, fumó marihuana y se durmió. Cuando después de dos o tres horas regresó al coche, los dos niños estaban muertos.

Sucedió en Weatherford, Texas, según el Washington Post, el 26 de mayo, cuando la temperatura era de 35 grados. La mujer, Cynthia Marie Randolph, había dado inicialmente una versión diferente a los investigadores, que los niños se habían encerrado solos en el coche y los encontró muertos, tratando de salvarlos rompiendo una ventana.

Cynthia Marie Randolph y sus hijos, Cavanaugh Ramirez y Juliet Ramirez.

Llamada a declarar en varias ocasiones, presentó distintas versiones hasta revelar lo que realmente sucedió. La mujer de 24 años de edad fue detenida y acusada, según el Washington Post, citando al sitio noheatstroke.org, en los EE.UU.

En las últimas dos décadas ha habido más de 700 niños que murieron de un golpe de calor en coches sobrecalentados. En más de la mitad de los casos los pequeños han sido olvidados, en el 28% estaban jugando sin supervisión de un adulto, mientras que el 17% han sido dejados encerrados intencionalmente. (La Repubblica)

0 comentarios: