sábado, 22 de abril de 2017

00:25:00
José Repetto

Es la situación en la que están atascadas muchas personas: sacan o rentan su primera casa en una zona nueva de la ciudad para al final llevarse varias desagradables sorpresas.

Ciudad Caucel, Las Américas y Los Héroes son algunas de las peores zonas para vivir en Mérida (fotos: José Repetto / Archivo)

Si les ha tocado vivir en los fraccionamientos de Ciudad Caucel, Las Américas y Los Héroes -ubicados en los extremos poniente, norte y oriente de Mérida, respectivamente- estarán plenamente familiarizados con estas situaciones:

El hacinamiento. Aún las de dos pisos son casitas minúsculas, ocupando una fracción del terreno que tienen las del Centro, por dar un ejemplo, lo cual puede no ser un problema para una persona joven o una pareja sin hijos pero lo resentirán cuando nazca el primero, el segundo, se mude la suegra, etc.

La misma falta de espacio les impedirá tener un jardín y plantar más que un par de árboles. No olvide que estará rodeado, literalmente, de puro concreto kilómetros a la redonda, con lo cual resentirá más las inclemencias del clima local, pues salvo muy contados y pequeños espacios las únicas áreas verdes son los camellones de las avenidas.

Lejos de todo. Los tres fraccionamientos están ubicados fuera de los límites del Anillo Periférico y, por tanto, lejos de prácticamente todo.

¿Ttiene que ir a trabajar no digamos al Centro, sino en cualquier lugar dentro de la ciudad? Su viaje al trabajo de todos los días será un tedio infernal y tendrán que pasar por al menos un cuello de botella en horas pico, pues la mala planeación de los desarrolladores estas zonas solamente tienen una vía o dos directas de entrada y salida.

Servicios. ¿Vio antes de mudarse si ya llegan a la zona servicios de Internet y telefonía (en estas fechas, de poco sirve tener una línea fija salvo sea para oficina), televisión por cable, así como la oferta en comida a domicilio? ¿Ya está municipalizada la zona? Si no, puede que tenga que pasar un buen tiempo esperando a que esto suceda. En esta situación estuvieron por varios años los vecinos de Ciudad Caucel.

Inseguridad. Si no lo han vivido en carne propia, todos los habitantes de las tres zonas antes mencionadas saben de varios vecinos que han llegado de trabajar para encontrar su casa desvalijada, situación facilitada por el hecho de que los desarrolladores no tienen el menor cuidado en dotar a las casas con puertas y ventanas seguras. Se hace necesario, ante estas circunstancias, instalar sistemas de seguridad, varios de los cuales están fuera del alcance de los vecinos de estas zonas.

Falta de atractivos. Estos fraccionamientos son zonas grises sin plazas comerciales, discotecas, restaurantes de nivel ni cines. En Ciudad Caucel se anunció hace unos años, con bombo y platillo, la construcción de un centro comercial denominado Plaza Bella, el cual no es más que un Bodega Aurrerá gris y con pobre surtido, como todos los Bodega Aurrerá.

Al ser el más nuevo de los tres, Los Héroes resiente más estas carencias que Ciudad Caucel y Las Américas, que de perdida ya cuentan con varias tiendas de conveniencia, supermercados, uno que otro restaurante y, en el primer caso, un zoológico para pasar el domingo en familia.

No dudamos que estas zonas puedan tener mejores condiciones para vivir en 5 o 10 años más, pero por ahora buena parte de sus habitantes tienen, al menos en el fondo de su mente, la idea de que fue un error mudarse allí, al menos en este momento.

Estos problemas ya los superaron grandes fraccionamientos como Francisco de Montejo y, a su medida, Juan Pablo II, al tener la ventaja de estar mejor integrados al resto de la ciudad.

El Sur Profundo

La zona denominada "Sur Profundo" está "atrapada" entre el muro sur del Aeropuerto, al norte, y el Anillo Periférico, al sur. Carece de atractivos y en partes sigue siendo territorio de pandillas, conocido por su inseguridad y varios sonados crímenes, como la violación y asesinato de una niña hace algunos años. Estos hechos pueden parecer clasistas, tal como nos comentaron en el artículo respecto a las plazas comerciales, pero simplemente son realidades incómodas para muchos.

Las mejores zonas

No podemos hablar sobre las verdaderamente mejores zonas para vivir sin sonar clasistas, pues las mejores colonias y fraccionamientos evidentemente se encuentran entre la Calle 60 Norte y la Avenida Yucatán, y esto sin adentrarnos a los desarrollos privados del norte, fuera del Periférico, los cuales compensan la distancia con la calidad de sus viviendas, áreas verdes y seguridad.

El Centro

Pocas áreas pueden competir con lo que ofrece el Centro en términos de comodidad para la vida diaria: techos altos, fondo de 30 metros o más, amplios patios y excelente ubicación. Desde el Centro uno tiene todo Mérida, la antigua y la moderna, a su alcance.

¿Por qué irse a vivir a una pajarera, en zonas inseguras y apartadas de todo, en vez de hacer el esfuerzo por tener o rentar una casa en el corazón de la ciudad o sus alrededores?