jueves, 12 de enero de 2017

12:18:00
ANKARA, 12 de enero de 2017.- El Parlamento de Turquía ha sido escenario este jueves de una pelea a puñetazos entre parlamentarios durante la cuarta jornada de debate de la reforma de la Constitución.

Según las informaciones facilitadas por la agencia estatal turca de noticias, Anatolia, la pelea ha sido protagonizada por parlamentarios del gubernamental Partido Justicia y Desarrollo (AKP) y del opositor Partido Republicano del Pueblo (CHP).

Los legisladores empezaron a discutir y llegaron a las manos en medio de la votación de un artículo que prevé bajar la edad para poder ser elegido diputado desde los 25 a los 18 años, por lo que el proceso fue interrumpido y debe repetirse.La tensión es alta en el hemiciclo, donde el islamista AKP, en el poder desde 2002, ha presentado una propuesta de reforma constitucional que transformaría el actual sistema parlamentario en uno presidencialista, en el que el jefe del Estado lo sería también del Gobierno.

Empujones, agarrones, puñetazos y hasta un mordisco. Las coberturas de los debates parlamentarios no suelen incluir estos términos, aunque en Turquía no es la primera vez que los diputados recurren a los mamporros por la incapacidad de acordar dialogando. (Reuters)

Durante la sesión se ha aprobado el quinto artículo del paquete de reformas, tras la adopción de los primeros cuatro durante el martes y el miércoles. Los artículos aprobados son los relativos al ejercicio del poder judicial, el incremento del número de escaños en el Parlamento, la ya mencionada rebaja de la edad mínima para ser candidato parlamentario y la regulación de las elecciones parlamentarias y presidenciales.

Los 18 artículos de la reforma se debaten uno por uno a antes de una votación final para aprobar el paquete entero.
El AKP cuenta con el respaldo de gran parte de los diputados del Partido de Acción Nacionalista (MHP), el menor de los cuatro partidos del hemiciclo, pero se ve frente a la férrea oposición del socialdemócrata Partido Republicano del Pueblo (CHP) y el izquierdista Partido Democrático de los Pueblos (HDP).

La oposición denuncia que el AKP impone a sus diputados votar de forma pública para demostrar su lealtad al partido pese a que, asegura, la normativa exige que este tipo de votación sea secreto.

Los dos primeros artículos fueron aprobados el martes con 347 y 343 votos a favor respectivamente, por encima de las 330 papeletas necesarias para someter una reforma constitucional a referéndum, pero lejos de los 367 exigidas para aprobarla directamente en el Parlamento.

Este jueves también se prevé votar aún dos artículos más, entre ellos el que determinará celebrar elecciones presidenciales y parlamentarias al mismo tiempo.

El viceprimer ministro turco, Nurettin Canikli, afirmó el 9 de diciembre que, una vez que sea aprobado por el Parlamento, se celebrará un referéndum, resaltando que el mismo tendría lugar en la primavera de 2017. (El Español)