jueves, 12 de enero de 2017

19:23:00
CIUDAD DE MÉXICO, 12 de enero de 2017.- Agustín Carstens, gobernador del Banco de México (Banxico), pidió a los mexicanos no preocuparse ni desanimarse por dejarlos en momentos de volatilidad económica, ya que el manejo de la política monetaria no dependerá de una sola persona y los economistas están preparados para hacerle frente a la incertidumbre producida por el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump.

“No se desanimen, quedan en muy buenas manos y el Banco (de México) seguirá haciendo lo que debe hacer para enfrentar los retos”, manifestó durante su participación en el Seminario de perspectivas económicas 2017, organizado por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

Agustín Carstens, gobernador del Banxico, habla de política monetaria como elemento de estabilidad. (Foto: @ExITAM)

El responsable de la política monetaria dijo que tomó el ofrecimiento del Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés), de ser su gerente general, porque es una institución discreta y poderosa. Es un privilegio en particular para mí y México que se reconozca lo que se viene haciendo en materia monetaria, agregó.

“Me honra mucho que la gente lamenta que me vaya, porque al menos hay personas que piensa que he hecho un buen trabajo”, manifestó el ex titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

La realidad es que mi decisión no debería considerarse como una acción del gobernador del Banco de México para dejar “un hueco que se queda vacío”, porque existe un andamiaje institucional para que la decisión de política monetaria no sea de una sola persona.

“El entramado institucional y la fortaleza institucional me permite de que explore otras alternativas fuera de México para contribuir a la economía mundial”, el gobernador del Banxico.

“No se preocupen ya están en buenas manos, no porque esté en la junta de Gobierno de Banxico, sino por arreglo institucional que cuida las decisiones de política monetaria y otras decisiones no dependan de una sola persona”, concluyó.

Carstens presentó el 1 de diciembre de 2016 su renuncia al cargo en el Banxico, la cual será efectiva a partir del 1 de julio de este año, para encargarse del llamado ‘banco de los bancos centrales’.

En dicha ocasión, el jefe del consejo directivo del BIS, Jens Weidman, se manifestó “encantado de conseguir a alguien del renombrado calibre y con la experiencia internacional del señor Carstens para la gerencia general”.

La decisión fue tomada por Weidman y un comité formado por Janet Yellen, titular de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos; el titular del banco central europeo, Mario Draghi; el gobernador del Banco central de Japón, Haruhiko Kuroda; el gobernador del Banco central de Francia, François Villeroy y el titular del Banco central italiano, Ignazio Visco, además de Carstens.

El BIS se encarga de asesorar a los bancos centrales del mundo y en ocasiones llega a funcionar como su contraparte. Además de hacer análisis de problemas de estabilidad monetaria y financiar, así como de banca internacional y estadísticas financieras que sustenten formulación de políticas monetarias, investigación académica y debate público. (Forbes)