miércoles, 11 de enero de 2017

17:22:00
Edith Gómez

En cuanto a comunicación, hemos aprendido mucho de las recientes Olimpiadas realizadas en Río el pasado año. Para que puedas comprender lo que estoy diciendo tendré en cuenta algunos ejemplos puntuales con el fin de mejorar la forma en la que transmitimos los mensajes.


1) Evita declarar “pues así son las cosas”

Imagina por un momento a un padre de familia, a un empresario o incluso al líder de una nación diciendo “pues así son las cosas” como justificación a un resultado determinado. ¿Qué se te pasaría por la cabeza? Puede que generara molestia e incluso, en la mayoría de los casos, conformismo. En definitiva, el uso de estas frases no contribuye ni pone de manifiesto la responsabilidad de una persona o institución ante la opinión pública que se pueda tener. 

Lamentablemente durante las Olimpiadas hemos escuchado de forma recurrente esta frase en las declaraciones de los participantes mexicanos: “así es el deporte, así son las cosas”. Dando a entender que no se podía hacer más.

Aprendizaje: la percepción se construye también desde las palabras. Por esto mismo debemos elegirlas con cuidado y transmitir el mensaje adecuado sobre lo que ocurre, responsabilizándonos completamente – independientemente de cuál sea la situación. Asume las consecuencias de los actos que has cometido y responsabilízate de todo lo que suceda.

2) Pon en práctica la humildad

Según la Real Academia Española, humildad es el conocimiento de las propias debilidades y limitaciones y, en función de esto, la persona actúa de acuerdo a esta virtud. Por lo tanto, la humildad es una parte fundamental de todos nosotros. Nos ayuda a ver la realidad de forma correcta y nos enseña a reconocer de forma honesta lo que está sucediendo, sin segundas intenciones o dobles sentidos.

“Soy Aída Román y no le debo nada a nadie” o “no lloré de tristeza”, fueron frases desafortunadas que salieron de la boca de Jahir Ocampo cuando se le vio llorar. Este tipo de declaraciones dan lugar a una percepción negativa hacia la persona que lo dice, lo que genera un rechazo muy grande por la opinión pública y la sociedad, en general.

Michael Phelps fue una persona que ejerció muy bien este concepto. Logró ganarse el cariño de millones de personas al emocionarse con sus medallas, al superar cada día más su lucha contra sí mismo y a reconocer que “lo debían pellizcar, porque no le parecía realidad”, despidiéndose de esta forma tan humilde de las albercas olímpicas.

Aprendizaje: Describe los resultados y, por lo tanto, los hechos. Reconócelos con humildad y transparencia, planteándote comunicar tu plan de acción con el fin de mejorar y prosperar. El reconocer esto engrandece a las personas y también a las instituciones, logra que ganemos el respeto de nuestros receptores a partir del mensaje que les hemos transmitido.

3) Habla con la verdad

La mentira siempre puede agravar más las cosas, porque como bien se sabe “la verdad siempre sale a la luz”. Esto es lo que terminó sucediendo con los nadadores norteamericanos cuando denunciaron ser víctimas de un asalto a mano armada en Río de Janeiro.

El hecho de que Ryan Lochte – el segundo mejor nadador de EUA, después del conocido Phelps – pasara por esto, llamó la atención de los medios de comunicación. Esto lo que hizo fue que se comenzara una investigación llena de inconsistencias y de videos inexistentes. Por esto mismo las autoridades de Brasil, con la ley de su lado, denunciaron a los deportistas por sus declaraciones falsas. La realidad terminó saliendo a la luz. Se trataba de una noche de copas, llena de infidelidad y de vandalismo, que querían ocultar a la opinión pública. 

Al final sucedió todo lo contrario. Los deportistas quedaron desprestigiados con el esclarecimiento de los hechos e incluso daba pie a un posible conflicto internacional por las afectaciones que ya golpeaban a la reputación brasileña.

Aprendizaje: Debes tener claro que la verdad siempre es el único camino, particularmente ante una crisis. Una mentira puede poner en jaque la credibilidad de una institución, una persona o incluso de un país entero; aunque esto es algo mayor. Todo comienza con tus propios actos. No hagas nada que no quieras que se publique y actúa de forma responsable.

4) Utiliza las palabras adecuadas para comunicar correctamente

Independientemente de los resultados obtenidos por la representación mexicana en Río 2016, las declaraciones y también los actos de Alfredo Castillo, dejaron mucho que analizar. En concreto, la frase específica que dijo este señor fue “la Conade es una agencia de viajes que lo único que hace es dar dinero a las federaciones”.

Por decir algo suave, estas declaraciones por parte de Castillo son bastante desafortunadas, sin entrar en el ámbito de juzgarlo. De forma muy probable, lo que pretendía sería señalar que la Conade – al ser una entidad encargada de la dirección, el control y el cumplimiento de las políticas deportivas en México – era el gran respaldo de las federaciones y que éstas eran las principales y primeras responsables en apoyar a cada una de las disciplinas. Sin embargo, su comentario dio lugar a una nota negativa publicada en todos los medios y confirmada en las acciones y hechos, ya que la Conade había invitado a la pareja, a los amigos y a la familia de Castillo.

Este mismo martes, el titular de la Conade ofreció una disculpa por la falta de sensibilidad. En una entrevista realizada con Loret de Mola declaró lo siguiente, “en verdad, es una imprudencia que me ha generado altos costos pero no hay utilización de recursos públicos. Es cierto que en los primeros días hubo una desatención y frivolidad por mi parte”.

Aprendizaje: El refranero mexicano popular lo resume en una cita, “por la boca muere el pez”. Si hablamos sin reflexionar la repercusión que puedan tener nuestras frases y cómo puedan ser mal interpretadas, sin estar preparado para entrar en temas críticos, esto se convierte en una crisis potencial – que en la mayoría de ocasiones, termina estallando.

En conclusión, debes tener una conciencia y una preparación adecuada para saber comunicar de forma correcta, así siempre podrás mejorar los puntos anteriores. Cualquier individuo que esté expuesto a los medios de comunicación y a la presencia pública podrá ser objeto de críticas y preguntas. Por esto mismo, es necesario aporte a todos una preparación adecuada para que los éxitos no se vean ennegrecidos por la transmisión incorrecta de mensajes. Al igual que en los deportes, la comunicación se centra en la buena práctica y en la disciplina.

Descripción del autor: Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos. 

Twitter: @edigomben