jueves, 3 de noviembre de 2016

18:07:00
Pedro Echeverría V. / 3-XI-16

1. México, el mundo en el siglo XXI

1 Estando a la cabeza China con población de 1, 450 millones y la India con 1, 250 millones, en el mundo hay siete mil millones de habitantes; el 80 por ciento de ellos –que radica en África, Asia y América Latina- se encuentra  en pobreza y miseria. Ha habido de parte de los pueblos luchas de independencia y revoluciones; pero de parte de los EEUU, Inglaterra, Francia, ha habido golpes de Estado, invasiones, guerras, saqueos, asesinatos. Los pueblos han luchado desde hace siglos por su liberación; en los últimos tiempos llevan batallando con pobre armamento por lo menos 60 años, pero los imperios –entre ellos Israel- han sido más poderosos y han mantenido su dominio.

2 México en 2015 cuenta con 122 millones de habitantes con un 80 por ciento de población pobre y miserable, 17 por ciento de clase media y un tres de por ciento de ricos, millonarios y multimillonarios. Se ha publicado que es el país de la mayor extrema desigualdad en el mundo.  Cuenta con 31 estados y la ciudad de México: desde hace 50 años se ve un Norte de México con una economía capitalista desarrollada, un Centro desbalanceado y un Sur/Sureste con escaso desarrollo capitalista. En política y economía la clase burguesa es muy rica y poderosa por sus propiedades, por su ejército, leyes y medios de información.

3. Tenemos que vivir en este mundo totalmente injusto y extremadamente desigual, porque no hay otro. Desde que los seres humanos vivimos en la tierra (piensen en 10 mil años) hemos sido víctimas de la explotación de unos cuantos que sin producir se han aprovechado del trabajo de los demás. En lugar de pensar en ayudar a la humanidad se han dedicado a inventar cómo vivir de ella sin trabajar. En ese largo período de vida nuestros antepasados vivieron en comunidad ayudándose unos a otros, pero pasados los siglos algunos individualistas se hicieron más ambiciosos y abusados y se fueron aprovechando de los demás. Así fueron acumulando riquezas y poder.

2. Capitalismo competitivo, de Estado y el socialismo

1 En México se introdujo el capitalismo desde el siglo XVI, con la dominación española; pero este comenzó a desarrollarse a mediados del siglo XIX con las leyes de desamortización y nacionalización de las tierras. El Porfiriato en sus 35 años (1876-1911) fue claramente capitalista, aunque seguía predominando en el campo los latifundios y relaciones precapitalistas. La Revolución Mexicana (1910-17) instauró definitivamente el  capitalismo en los años 20 y 30; la guerra mundial y la ONU integraron a México al capitalismo mundial en los años 40 y lo transformaron de país agrario a país urbano, acrecentando su dependencia a los EEUU.

2. El socialismo jamás apareció en México como una alternativa frente al capitalismo. Se fundó en 1919 un “partido comunista” y en 1948-60 un “partido popular socialista” que –a pesar de sacrificios y voluntad- sólo fueron de membrete de negociación. Durante el gobierno de Lázaro Cárdenas (1934-40) se habló de socialismo, educación socialista, pero fue un discurso porque el Estado capitalista era cada vez más determinante. Además la situación internacional de confrontación del nazifascismo alemán-italiano-japonés, sumada la debilidad de la URSS, las amenazas de Hitler y el bloqueo de países como Inglaterra, Francia, EEUU, impedían un modelo socialista.

3. Incluso hoy (2016) no se puede hablar de que haya habido socialismo en algún lugar del mundo o estemos cerca de construirlo en algún país. En Rusia desde 1917 se buscó crear una sociedad socialista; al finalizar la segunda guerra se buscó crear el socialismo en una docena de países de Europa y cuatro años después en China. A partir de entonces surgió la posibilidad en Cuba, Argelia, Vietnam, Chile, Nicaragua, etcétera. Todos fueron ensayos dentro de un poderoso capitalismo encabezado por EEUU, Inglaterra, Francia, cuya fuerza económica, militar y política, echaron para abajo cualquier proyecto. No fue una traición, sino una estructura la que impidió.

3.  ¿Por qué jamás pudo construirse el socialismo?

1. Jamás hubo o ha habido  socialismo en el mundo si tomamos como base los planteamientos marxistas, las crítica de Trotski a Rusia, el debate chino-soviético, el planteamiento anarquista  y cientos de estudios críticos de izquierda al respecto. Hubo revoluciones, discursos, voluntad, honestidad, burocracia; pero la resistencia del capitalismo e imperialismo mundial fueron más fuertes. Se pensó y creyó que  la URSS, los países del Éste, China, Corea, Cuba, Nicaragua estaban listos para construir el socialismo; pero nunca pudieron desprenderse del trabajo asalariado, de la plusvalía, de la acumulación capitalista del Estado.

2 En los países del viejo capitalismo (Europa) llegaron al gobierno personajes socialistas y socialdemócratas que sin querer ayudaron a mantener el capitalismo mundial e hicieron reformas internas socializantes dentro del mismo capitalismo. Nada más. Y en países como Italia, Francia, España, los partidos comunistas  se acercaron mucho al gobierno, pero nada importante pudieron cambiar. México estuvo siempre dominado por la política Centro-derechista;  la izquierda nunca representó ni el cinco por ciento de posibilidades. A partir de 1988 la socialdemocracia mexicana –por la vía electoral- ha mantenido una fuerza de 25 por ciento a cambio de no ser anticapitalista.

3. Del capitalismo absolutamente injusto ni hablar, porque debe ser barrido de la tierra con el objetivo de construir una sociedad igualitaria. Pero hay que decir que la crítica al llamado socialismo en Rusia (que se planteó como objetivo la igualdad) –desde su mismo campo- viene desde los años veinte, por no hablar de las críticas de Rosa Luxemburgo desde 1903, la de los mencheviques en 1917, la de la NEP en 1919, Kronstadt (1921). De allí la gran ventaja de los izquierdistas al ser duros críticos de todos los gobiernos y todos los Estados por el hecho de no ponerse al servicio de los que trabajan.

4. ¿Cuál ha sido el papel de los EEUU en México y el mundo?

1 Los Estados Unidos de América (USA) nacieron a fines del XVIII como un país de intervención y conquista. Presionaron, amenazaron, invadieron, compraron extensos territorios a Francia, España, Rusia, México. A nuestro país le arrebataron en 1848 más de la mitad de su territorio, a España  Florida y a Francia Luisiana. ¿Puede olvidarse acaso que fueron los EEUU los que prohibieron la intervención de negocios de Europa en el continente americano con aquella ley: “América para los americanos”? ¿Que el mismo dictador Porfirio Díaz ayudó a inversiones europeas en México para frenar que los EEUU se sigan adueñando del país invirtiendo y comprando tierras y negocios?

2  México fue un país con mayor cultura, mucho más avanzado que los EEUU en el Siglo XVIII; al contrario, el espíritu de los mexicanos no fue de conquista y al conseguir su Independencia en 1821 (con excepción de los dos años del imperio de Iturbide) jamás ambicionó conquistar a Centroamérica. Los EEUU por el contrario: “su territorio le quedaba chico” e iniciaron su expansión atropellando a otros países y lo grave es que llevan 200 años tratando de dominar al mundo con la fuerza del dinero y de las armas. México ha vivido desde el fin de la segunda guerra mundial como “patio trasero de los EEUU”; saqueado y endeudado en su economía.

3. Después de las dos guerras mundiales, la de los años 1914-19 y la de 1939-45, los EEUU se hicieron el país más poderoso del mundo. Obligó a endeudarse –mediante planes- a todos los países destruidos de Europa y sometió a todos los países de América, entre ellos a México. Fue en los años cuarenta cuando México se convirtió en apoyo en la guerra y en productor de artículos que necesitaba, así como cuando se inician los “programas bracero”. Desde entonces México inició un fuerte endeudamiento y un mercado siempre deficitario con respecto a los EEUU. Los años del gobierno mexicano de Miguel Alemán (1946-52) fueron definitivos en la dependencia.

5. ¿Es México un país democrático o representativo?

1. Cuando se ha hablado en México de democracia se piensa en gobierno libre, justo, equitativo e igualitario; pero de entrada se ve que es una equivocación. Si bien en Grecia se definió que democracia es “el gobierno del pueblo”, no debe olvidarse que en Grecia quienes dirigían “la democracia” eran los esclavistas; los esclavos y las mujeres no tenían derecho alguno, pues ni la ciudadanía se les reconocía. Además la democracia nació con la burguesía y en revoluciones  contra la aristocracia y la monarquía. ¿Se ignora acaso que cuando la burguesía se hizo del poder en nombre de la democracia persiguió y asesinó al pueblo que exigía sus demandas?

2 Sólo ha existido la “democracia representativa” en la que el pueblo es engañado y obligado a votar por personajes que no conoce; el pueblo es “representado” por políticos de partido o de grupos empresariales. La democracia directa o popular podría ser otra cosa, pero sólo se daría en organizaciones pequeñas donde todos se conocen; pero esta democracia no se ha dado en el mundo. Por ello los anarquistas que están contra todo gobierno, jerarquía, organización centralizada, plantean que los trabajadores deben ser autogestivos, es decir, que nadie los gobierne porque ellos mismos de manera igualitaria y rotativa pueden autogobernarse.

3. En México se celebran elecciones presidenciales cada seis años y formalmente vota alrededor del 50 por ciento de los electores inscritos que es aproximadamente los dos tercios de la población total. Pero la elección real se da cuando el PRI anuncia a su candidato, por lo menos así fue de 1929 hasta los años 2000-2012 en los que gobernó el PAN igual o mucho más mal que el PRI. Quien decide sobre los gobiernos es la clase política y empresarial. Los votos solamente han servido para legalizar o validar el proceso electoral que cada tres o seis años es cuestionado. La repetición de los mismos fraudes en cada elección sólo desaparecerá cuando el pueblo organizado lo quiera.