jueves, 3 de noviembre de 2016

23:27:00
MÉRIDA, Yucatán, 3 de noviembre.- Desde hace más de tres décadas, Rafael Vargas Kú se dedica a hacer coas en Acanceh, oficio que aprendió de su padre y que le sirve para ganar el sustento de su familia. Al quedar huérfano hace 20 años, su responsabilidad aumentó, debido a que tuvo que hacerse cargo de su madre y de un hermano que padece epilepsia y está incapacitado para trabajar.


La responsabilidad aumentó, pero no así el ingreso, pues, dice, la venta de coas no llega a los niveles que tenía en la buena época del henequén. La coa era indispensable para deshierbar en los plantíos y cortar las pencas del agave.

Sin embargo, las 15 coas que Rafael hace a diario, en promedio, en largas jornadas que van de cinco de la mañana a cinco de la tarde, y que vende a $35 cada una al mayoreo a los compradores que llegan de Mérida, le sirve para sobrevivir con su numerosa familia.

“A veces viene gente a comprarme aquí y se las vendo a $50. Me dicen que está más caro en otro lado, pero con los 50 que pido me ayudo un poco más”, comentó el artesano.

“Demanda de coas hay, lo que no hay es producción. El fierro lo consigo en las chatarrerías, sale de las sopandas de los carros, pero a veces tengo problemas con el carbón, o no hay o no es de buena calidad porque no rinde”, explicó José Vargas, en el marco de una visita que realizó el diputado federal Jorge Carlos Ramírez Marín para supervisar la construcción de pisos firmes en Acanceh.

El artesano es uno de los beneficiarios del programa que auspicia el legislador yucateco para apoyar a las familias más necesitadas de la zona rural de Yucatán. El piso firme, que puso en marcha el año pasado, llega también a las comisarías de Mérida.

A la fecha, el programa ha beneficiado a más de dos mil familias en buen número de municipios del oriente, el sur, el poniente, la costa y ahora en la zona henequenera. Además de Acanceh, Ramírez Marín supervisó los pisos de cemento en Ixil, famoso por el cultivo de las cebollitas.

En la visita a Acanceh, acompañado de la alcaldesa Guadalupe Zapata González, Rafael Vargas mostró como elabora las coas en el pequeño taller que tiene en su casa. Junto con un ayudante, hizo todo el proceso que pasa por el fuego para dejar el metal al rojo vivo y aplanarlo a golpe de mazo para darle forma. Invitó al legislador a probar fuerza también con el mazo y templar el metal.

Ramírez Marín felicitó al artesano, de 53 años de edad, por su incansable lucha para sacar adelante a su familia y le ofreció apoyo para reparar el techo de láminas de su vivienda, a fin de que tengan un lugar más seguro para vivir.

“Estas son las historias que están detrás del programa de pisos firmes que realizamos en Yucatán, ejemplos de vida como el de don Rafael son los que valen la pena apoyar”, afirmó el diputado.

“Quizá haya alguien que le parezca poco un piso de cemento, pero nosotros sabemos que no sólo ayuda a mejorar la situación de las familias, sobre todo en cuestión de salud para los niños, sino anima a las personas a hacer otras mejoras en sus casas. Les cambia la perspectiva”, subrayó el legislador.

Junto con la alcaldesa González Zapata y un grupo de vecinos, el vicecoordinador parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados constató la construcción de los pisos firmes en otras viviendas y ofreció también enviar material para ponerle piso a un mercado de frutas y verduras que está en el centro de la villa, ante el beneplácito de los locatarios.

En Ixil, acompañado del presidente municipal, Anastasio Córdova Chan, Ramírez Marín visitó las viviendas de María del Carmen Pech Sulub, Milagros Amaya Aguilar, María Auxiliadora Keb Ek y Paloma Yaritza Chan, entre otros beneficiarios, para supervisar los pisos firmes, que quedaron listos rápidamente con la ayuda de una cuadrilla de albañiles y ayudantes que aportó el Ayuntamiento de Ixil. 

En ese municipio, el diputado indicó que el programa llegará a cien familias y agradeció al alcalde por su disposición de colaborar con los pisos y por procurar que el apoyo le llegue a las familias que en verdad lo necesitan.

“Es un excelente programa diputado, es de mucha ayuda para nuestra gente. Lo felicito por su trabajo de gestoría en favor de las familias más necesitadas, lo felicito también por apoyar a los campesinos, a los apicultores, a los jóvenes, en fin, por servir a los yucatecos”, indicó Córdova Chan.

El alcalde hizo un recorrido con Ramírez Marín por el mercado y el dispensario médico para solicitarle su apoyo a fin de mejorar las condiciones de ambos inmuebles. El legislador ofreció analizar los proyectos y ver la manera de seguir ayudando a los habitantes de Ixil. (Boletín)