jueves, 3 de noviembre de 2016

07:18:00
Carlos Loret de Mola Álvarez / 3-XI-16

Hace poco más de un mes, el 29 de septiembre, en estas Historias de Reportero le informé que la Procuraduría General de la República había solicitado unos días antes una orden de aprehensión contra el ex gobernador de Sonora, Guillermo Padrés Elías.

A los pocos días se difundió en varios medios de comunicación que un juez había librado una orden de aprehensión contra Padrés. Se asumió, equivocadamente, que era la misma. Pero no.

En realidad, el juez de Toluca, Estado de México, al que la PGR pidió la primera orden de aprehensión se la devolvió al Ministerio Público federal. Fue una segunda orden de aprehensión solicitada la que otorgó un juez.

Y de la original, de la primera, nada se dijo.

Guillermo Padrés Elías, ex Gobernador de Sonora.

Sigilosamente la Procuraduría rearmó la acusación y hace un par de semanas consiguió finalmente la orden de aprehensión de parte del juez de Toluca contra el ex mandatario sonorense.

Todo esto me lo revelan fuentes del Poder Judicial.

Para las autoridades, la ventaja es que frente a esta orden de aprehensión Guillermo Padrés no tiene un amparo tramitado, aparentemente. Contra las primeras dos solicitudes de aprehensión (la fallida y la exitosa), su avezado equipo de abogados, encabezados por el ex titular de la PGR, el panista Antonio Lozano Gracia, había lanzado lo que en el argot se conoce como un “amparo buscador” para detectar en los juzgados cualquier intento oficial por conseguir una orden de captura en contra de su cliente.

Esta orden de aprehensión “secreta” se consiguió todavía en tiempos de Areli Gómez como procuradora general de la República. Deberá darle seguimiento el nuevo titular de la PGR, Raúl Cervantes. Ojalá en el cambio de manos no termine por extraviarse la justicia.

¿Y dónde está Padrés? Esa parece ser otra cuestión. Según fuentes allegadas a la búsqueda, creyeron estar cerca de detenerlo hace días en una casa de la lujosa zona residencial llamada Lomas de Santa Fe, en la Ciudad de México, un fraccionamiento con campo de golf. Habían logrado, me dicen, cercar su entorno familiar.

Hoy corren todas las versiones sobre su paradero.

SACIAMORBOS. Cuando se le pregunta a la gobernadora de Sonora, la priísta Claudia Pavlovich, sobre su antecesor panista, se cierra la boca. Dice que los abogados de Padrés se ampararon también para que ella no pudiera hacer declaraciones en las que mencionara a su polémico cliente. Ha sido un embate de amparos. Se calcula que 30. Según el gobierno local, al ex gobernador se le acusa de desfalcar 32 mil millones de pesos del presupuesto.

Curiosa coincidencia financiera: el gobernador electo de Veracruz, el panista Miguel Ángel Yunes, ubica en 35 mil millones de pesos el desfalco de su antecesor, el priísta Javier Duarte, que exige sean reintegrados al erario antes de aceptar que arranque el proceso de transición con la administración saliente.

historiasreportero@gmailcom