sábado, 8 de octubre de 2016

19:56:00
BARCELONA, España, 8 de octubre.- El candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, ha recibido un aluvión de críticas tras las polémicas declaraciones que hizo en 2005 en las que narra cómo abusa de las mujeres, aunque matizó que se trata tan solo de “palabras”. "Hay cero posibilidades de que vaya a renunciar", dijo al WSJ.

La propia esposa del candidato, Melania Trump, ha condenado el vídeo sexista. “Las palabras que mi marido usó son inaceptables y ofensivas para mí”, afirmó la ex modelo de origen esloveno y tercera mujer de Trump en un comunicado. “Eso no representa al hombre que yo conozco”, subrayó. “Él tiene el corazón y la mente de un líder. Espero que la gente acepte sus disculpas, como he hecho yo, y se centre en los asuntos importantes que afrontan nuestra nación y el mundo”, agrega el comunicado.

En el vídeo, publicado el viernes por el periódico The Washington Post, se oye a Trump en una conversación privada con el presentador Billy Bush, en la que hace comentarios machistas y explica con vulgaridades cómo se sobrepasa con las mujeres. “Las comienzo a besar, es como un imán, no puedo ni esperar (...) Y cuando eres una celebridad te dejan hacer lo que quieras, puedes hacer lo que quieras (...). Agarrarlas por el coño. Puedes hacer de todo”, asegura Trump en un punto de la grabación.


Las declaraciones también le han valido el rechazo de sus propios compañeros de filas, como el candidato a la Vicepresidencia de la Casa Blanca, Mike Pence. “Como marido y padre, me sentí ofendido por las palabras y acciones descritas por Donald Trump en el vídeo de hace once años divulgado ayer”, afirmó en un comunicado. “No apruebo sus comentarios y no puedo defenderlos. Agradezco que él haya expresado arrepentimiento y se haya disculpado ante el pueblo estadounidense”, subrayó el gobernador.

El senador John McCain, una figura influyente en el Partido Republicano, también retiró formalmente su apoyo a Trump. “Su comportamiento hace que sea imposible que continúe apoyando, incluso de forma condicional, su candidatura”, dijo en un comunicado.

El senador por Nebraska Ben Sasse también se sumó al rechazo. "El carácter importa. @realDonladTrump obviamente no va a ganar. Pero él puede todavía hacer algo honorable. Echarse a un lado y dejar intentarlo a Pence", afirmó en su cuenta de Twitter.

En la misma línea se manifestó, a través de un comunicado divulgado en la misma red social, el senador por Idaho Mike Crapo. "No nos equivoquemos. Necesitamos un liderazgo conservador en la Casa Blanca. Insto a Donald Trump a echarse a un lado y permitir al Partido Republicano proponer un candidato conservador como Mike Pence que pueda derrotar a Hillary Clinton", afirmó Crapo.

El senador por Idaho condenó las "repetidas acciones y comentarios sobre las mujeres" de Trump, que "han sido irrespetuosos, soeces y degradantes", y recordó que él ha trabajado durante dos décadas para prevenir la "violencia doméstica".

Ya el viernes, el senador por Utah Mike Lee también exigió al multimillonario que deje la candidatura presidencial mediante un vídeo publicado en Facebook. "Con el debido respeto, le pido que se eche a un lado", subrayó Lee.

Asimismo, el senador por Illinois Mark Kirk instó a Trump a dimitir y pidió al aparato del Partido Republicano que aplique "normas de emergencia" para cortar el paso al magnate.

Trump ha anunciado que no tiene ninguna intención de renunciar a su lucha por la presidencia de Estados Unidos. Así lo confirmó este sábado en una entrevista al periódico The Wall Street Journal, en la que aseguró que está teniendo un apoyo “increíble” y negó que su campaña esté “en crisis”. “El apoyo que estoy teniendo es increíble”, aseguró.

“Yo nunca me rindo, jamás”, reiteró Trump, quien aseguró que su rival demócrata, Hillary Clinton, es “una candidata terriblemente defectuosa”, y adelantó que está pensando ofrecer esta noche un discurso para hablar de sus controvertidas declaraciones. (La Vanguardia)