sábado, 8 de octubre de 2016

15:58:00
DZILAM DE BRAVO, Yucatán, 8 de octubre.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) realizó un sobrevuelo de inspección, con apoyo de la Secretaría de Marina (SEMAR), a la zona donde se registró el incendio en la Reserva Estatal de Dzilam, Yucatán, en el que se constató el daño de 1,583 hectáreas de ecosistema costero.

Al concretarse la sofocación del siniestro en terrenos que abarcan los municipios de Dzilam de Bravo y San Felipe, a cargo de personal de la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR), la Secretaría de Marina, y de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), así como de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), esta Procuraduría presentó al Gobierno de la entidad el informe de los daños causados en dicha reserva.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) realizó un sobrevuelo de inspección, con apoyo de la Secretaría de Marina (SEMAR), a la zona donde se registró el incendio en la Reserva Estatal de Dzilam,

El sobrevuelo estuvo encabezado por el titular de la PROFEPA, Guillermo Haro Bélchez, el Comandante de la IX Zona Naval Militar, Vicealmirante Jesús Escalante Ilizaliturri, así como el Secretario de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente en la entidad, Eduardo Batllori Sampedro, quienes observaron el polígono general de afectación que tiene una superficie estimada de 1,964.6 hectáreas.

Tras destacar los esfuerzos interinstitucionales entre los tres niveles de Gobierno, el Procurador Haro Bélchez detalló que la afectación 1,583 hectáreas (80.5%) corresponde a superficie siniestrada de humedal costero por fuego y 381.6 hectáreas (19.5%) zonas que, por estar inmersas, no sufrieron daños por fuego de manera directa.

La zona total afectada representa el 2.3 % aproximadamente de la Reserva Estatal de Dzilam que ocupa 69,039 hectáreas.

De las hectáreas incendiadas, 1,519.8 corresponden a Navajuela (Scleria melaleuca) o pasto de sabana y Tule; y 63.2 hectáreas corresponde a vegetación de Mangle de 4 especies características de la zona, así como de elementos de selva baja en islas conocidas como “Petenes”, donde se desarrollan especies protegidas como la Palma chit y Palma real.