miércoles, 5 de octubre de 2016

14:10:00
MIAMI, Florida, 5 de octubre.- El huracán Matthew azotó durante la noche del martes la región más oriental de Cuba y abandonó la isla cerca de las dos de la mañana del miércoles, dejando a su paso grandes destrozos en los municipios de Imías, Maisí y Baracoa, en la provincia de Guantánamo, con rachas de vientos que superaron los 250 kilómetros por hora.

El huracán entró por Punta Caleta en Guantánamo en la noche del martes y permaneció seis horas en territorio cubano. El panorama en la ciudad de Baracoa, por donde pasó el ojo del huracán, era desolador al amanecer.

Una pareja se abraza entre los restos de su casa destruida por el huracán Matthew en la ciudad de Baracoa, en Cuba. (Ramón Espinosa / AP)

Desde allí, la periodista cubana Arelis Alba, de Radio Baracoa, ha publicado varias fotos de los destrozos ocasionados por la tormenta, en las que se aprecia la pérdida de techos en las viviendas, la caída del tendido eléctrico y teléfónico así como la destrucción incluso en edificios de mampostería. En la mañana reportó que no hubo pérdidas humanas pero que la zona del malecón en esa ciudad estaba “arrasada” y que las “laderas de montañas alrededor de parecen arrasadas por incendio”.

El huracán afectó a su paso cuatro hoteles de esa ciudad, que en la mañana se encontraba incomunicada con el resto de la provincia pues había obstrucciones en las carreteras.



Este video tomado de Radio Baracoa muestra los efectos del huracán Matthew sobre el malecon de Baracoa. Durante el azote del huracán varias edificaciones colapsaron. Crédito: Radio Baracoa

Cuando se interrumpió la electricidad y el teléfono, los periodistas cubanos continuaron informando a través de la internet y las redes sociales, donde circuló la única información disponible sobre los efectos del huracán durante la noche. La sensación de desolación era compartida por quienes reportaban desde Baracoa, la primera villa fundada por los españoles en Cuba hace 505 años.

“Destrucción total en la Primera Villa Cubana, todavía no amanece pero quien transita por las calles solo ve cubiertas en el piso, cables caídos, puertas zafadas, tristeza.........Los baracoenses vamos a necesitar mucha fuerza para poder soportan tanta destrucción”, escribió la periodista Mavel Toirac de Primada Visión en Facebook. Un video en esa red social mostraba cómo los vientos derribaban parte del falso techo de la estación. Los vientos también se llevaron la cubierta de ese telecentro.

Según cifras dadas por el presidente de la Asamblea Nacional, Esteban Lazo a la televisión cubana, la Defensa Civil tenía previsto la evacuación de 1 millón 79 mil personas, de las cuales, más del 90 por ciento encontraría refugio en casas de vecinos. En Baracoa, cerca de 36 mil personas fueron evacuadas, la mayoría también en casas de la zona.

Se espera que las lluvias continúen en la mitad oriental con el avance de Matthew con acumulados que pueden ser superiores a los 200 mm en zonas montañosas. En la mañana el huracán se encontraba aún muy cerca de la provincia de Holguín, donde se estaban sintiendo vientos huracanados. El Instituto de Meteorología cubano advirtió también de la posibilidad de inundaciones costeras en el norte de Guantánamo y Holguín con olas de hasta ocho metros. Los efectos del huracán se podrán sentir todavía hasta Ciego de Ávila, en el centro del país. (Nora Gámez Torres / El Nuevo Herald)