jueves, 16 de junio de 2016

20:09:00
Eduardo Ibarra Aguirre / 17-VI-16

Todavía no queda claro qué tanto influyó la iniciativa de ley sobre el matrimonio igualitario y el derecho a la adopción, presentada por el titular del Ejecutivo federal al Legislativo, en el más que significativo retroceso que sufrió el Revolucionario Institucional, el domingo 5 en la renovación de 13 gubernaturas, 388 diputados y 965 ayuntamientos, además de 60 diputados para la Asamblea Constituyente capitalina.

Una revisión limitada de opiniones sobre el tema, arroja que fue un factor de primerísima importancia, por una parte, y por la otra que constituye una explicación simplista estimar que fue un voto de castigo de la Iglesia por los matrimonios homoparentales.

Iglesias que lograron una plataforma común frente la iniciativa de ley de Enrique Peña, hecho al parecer sin precedente; además de la suma de esfuerzos de 80 obispos católicos, entre los que sobresalen los que festejan la derrota tricolor por atentar “contra la familia” bendecida, juran, por la “ley de Dios”.

Las hasta hace dos semanas laboriosas empresas encuestadoras brillan por su ausencia en un tema al que podrían contribuir mucho más que los “líderes de opinión”, ya no digamos que los dirigentes de los partidos que en días próximos concluirán sus balances comiciales públicos, pues habrá apartados que no darán a conocer.

Balances que no estarán exentos, como en el caso del PRI, del propósito de subrayar la responsabilidad de Manlio Fabio Beltrones, en demérito de la que tiene el primer priísta del país, quien aunque por supuesto no apareció en la boleta fue determinante en el “palomeo” de los candidatos a gobernador, a las principales alcaldías y hasta de los que encabezarían el Congreso de su estado.

Como ningún otro mexicano, el presidente fue y es determinante en la creación de lo que denomina “mal humor social”, otros “malestar”, “irritación” y hasta “encabronamiento” popular, generado por las 11 reformas estructurales y/o sus escasos resultados que no pocos entusiastas partidarios piden a los persistentes críticos y muchos incrédulos que no coman ansias, que tengan paciencia porque los resultados los observaremos a mediano y largo plazos.

Es una película que se exhibió por todo el país desde 1988 con el señor que prometió que con sus reformas también estructurales, México arribaría al primer mundo, y sólo accedió él y su familia, los socios, prestanombres y amigos. Y el final del filme, en 1994, fue de tragedia. Y Carlos Salinas no es ajeno a las decisiones públicas que hoy se toman desde Los Pinos y la Casa Blanca (la de Washington, por supuesto).

Sin duda que los resultados del primer domingo de junio tienen causas diversas, pero la plausible iniciativa de ley del matrimonio igualitario no es pertinente excluirla, sobre todo por la beligerancia de la jerarquía católica y el uso político de los púlpitos. Tampoco la iniciativa que propone la despenalización de la mariguana para efectos terapéuticos, no recreativos, aunque el gramaje que propone Enrique Peña Nieto da, según conocedores del tema, para hacer ocho cigarros o carrujos, los que en la práctica significaría legalizarla con fines lúdicos o recreativos.

Falta la voz del Congreso donde el conservadurismo del muy fortalecido Partido Acción Nacional y de no pocos del Revolucionario, pueden modificar sustantivamente las iniciativas presidenciales que no necesariamente reflejan las concepciones de Peña Nieto y ello las hace más valiosas.

Acuse de recibo

Dice la médica familiar Abigail Bello Gallardo: “Excelente tu Utopía (15-VI-16), Eduardo. En mi opinión personal, Aurelio Nuño no tiene oficio político y no va a salir avante de este conflicto con la CNTE. Al tiempo”... Una visión que le comparto: “Pero considero –lo he escrito– que la ética periodística no puede representar un estatus superior de conciencia con el fin de criticar, escrutar o echar en cara las carencias o sombras ajenas para beneplácito público, sino una intransferible licencia cuyo propósito sea reconocer las propias fallas o debilidades al igual que las potencialidades o virtudes para enriquecimiento de cada quien y, a la postre, e indirectamente, de los otros. Es decir: no creo en la utilidad de repartir bendiciones o veredictos implacables (eso dejémoslo a los sumos pontífices o a los curas de la colonia). Prefiero adherirme a lo que alguna vez escribió usted: ‘Yo nunca olvidaría una frase de Lenin que llevo en el cuerpo: Hay que hacer de la ética una estética’”. (De Omar Raúl Martínez a Julio Scherer, Forum en Línea 333, del 16 al 30 de junio de 2016. Omar falleció el 4 de mayo de 2016… De Francisco Cerezo Contreras sobre La prisión política como método de gobierno (12-VI-16) y la inexistencia de un padrón de prisioneros políticos y de conciencia: “Es cosa de buscarle un poco, lista de los actualmente presos http://www.vientodelibertad.org/spip.php?mot4 e informes de detenciones arbitrarias por año http://www.comitecerezo.org/spip.php?rubrique83 (.)”

www.forumenlinea.com     www.facebook.com/     forumenlineaforum@forumenlinea.com     @IbarraAguirreEd