martes, 10 de diciembre de 2013

03:10:00
KIEV, Ucrania, 10 de diciembre.- Las fuerzas de seguridad ucranianas desalojaron este lunes a los manifestantes que bloqueaban la sede del gobierno, y entraron en los locales del partido de la opositora Yulia Timoshenko, provocando una escalada de la tensión entre el poder y la oposición.

Un día después de una manifestación que reunió a cientos de miles de personas en Kiev, las autoridades dieron muestra de su firmeza ante la calle, eclipsando una aparente muestra de apertura y apoyo al diálogo que el gobierno había sugerido al principio de la jornada.

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, ha manifestado su "preocupación" por las informaciones que apuntan a que "las fuerzas policiales han entrado por la fuerza en la oficina del mayor partido de la oposición", el partido Batkivshchyna de la exprimera ministra Yulia Timoshenko al considerar que "los últimos acontecimientos seriamente amenazan con descarrilar" la mesa de diálogo nacional propuesta este mismo lunes por el presidente, Viktor Yanukovich, y ha apelado a Kiev al fin del uso de la fuerza policial para dar espacio a una solución negociada.

Ashton ha admitido "preocupación" en vísperas de su visita de dos días a Kiev para animar precisamente a las partes a encontrar una solución política a la crisis que vive el país porque el presunto asalto se produce "la tarde del mismo día que el presidente Yanukovich ha propuesto la creación de una mesa de diálogo nacional, que reúna a los líderes de todas las fuerzas políticas y tres expresidentes de Ucrania".

El político opositor y ex boxeador Vitaly Klitschko llamó a los manifestantes a mantener su postura, mientras la policía antimotines tomaba posiciones en la capital, y advirtió a Yanukóvich que sus manos se mancharán de sangre si las fuerzas de seguridad intentan reprimir violentamente las protestas. (AFP)

El presidente ucraniano, Viktor Yanukovich, aceptó a final de la mañana del lunes iniciar negociaciones con la oposición, que pide su dimisión desde que rechazó firmar un acuerdo de asociación con la Unión Europea (UE).

Pero al final de la tarde, las fuerzas de seguridad pasaron a la acción.

Decenas de manifestantes que bloqueaban desde hacía una semana la sede del gobierno, fueron obligados a retroceder por los efectivos antidisturbios en una operación que se desarrolló sin enfrentamientos.

Por otra parte, el partido Batkivshchina, de la opositora encarcelada Yulia Timoshenko -ex primera ministra y una de las figuras de la Revolución Naraja- aseguró que las fuerzas de seguridad entraron en su sede en Kiev.

La policía local aseguró no haber llevado a cabo “ninguna operación” en estos locales.

“Todos nuestros servidores informáticos fueron robados”, denunció el líder del partido, Arseni Yatseniuk. Este lunes por la tarde no se podía acceder a la página web de la formación.

El desalojo de la sede del gobierno provocó la cólera de la oposición ucraniana.

“Nos manifestamos pacíficamente”, reaccionó el diputado de la oposición Igor Shvaika, del partido ultranacionalista Svoboda. “Pero si el presidente y la policía traspasan todos los límites, responderemos en consecuencia”, advirtió. (AFP)

0 comentarios:

Publicar un comentario