lunes, 20 de mayo de 2019

06:59:00
NUEVA DELHI, India, 20 de mayo de 2019.- El partido gobernante de la India, Bharatiya Janata (BJP), se está preparándo para constituir, junto a sus socios de coalición, un nuevo gobierno. Los sondeos a pie de urna de las elecciones generales, que concluyeron ayer tras un maratón de seis semanas, han predecido un resultado mejor del esperado para la formación nacionalista conservadora, según apuntaron este lunes dos fuentes del BJP.

Lo más probable es que las conversaciones se lleven a cabo el martes por la tarde, aseguraron dichas fuentes, que se negaron a ser identificadas aludiendo que no están autorizados a hablar sobre la reunión. Nalin Kohli, portavoz del BJP, declinó por su parte hacer comentarios al respecto.

Las elecciones generales de la India, considerada el ejercicio democrático más grande del mundo, comenzó el 11 de abril y finalizó ayer, domingo, tras un total de siete faes. El recuento se hará este jueves y lo más probable es que los resultados se hagan oficiales el mismo día.


En base a los sondeos, se espera que la Alianza Democrática Nacional, liderada por el BJP del primer ministro Narendra Modi, gane entre 339 y 365 escaños en la Cámara baja de un Parlamento compuesto por 545 miembros. Por el contrario, la coalición opositora, encabezada por el Congreso Nacional de India (INC), obtendría únicamente de 77 a 108, de acuerdo a una encuesta elaborada por India Today Axis. La mayoría absoluta se sitúa en los 272 asientos.

Nada más conocerse las encuestas, el portavoz del INC, Sanjay Jha, se apresuró a poner en duda las encuestas via Twitter y desdeñó de pleno su veracidad. «Si los vaticinios de los sondeos son ciertos, entonces mi perro es un científico nuclear», escribió. Por su parte, representantes del BJP aseguraron que los resultados serán incluso mejores de lo proyectado, en particular en el Estado de Bengala Occidental, uno de los más disputados por Gobierno y oposición.

A lo largo de la campaña, Modi, que salió victorioso en las elecciones de 2014, se ha enfrentado a duras críticas sobre las altas cuotas de desempleo juvenil y la crisis agrícola rampante que vive el país. Sin embargo, en febrero consiguió recuperar buena parte de su popularidad tras ordenar un ataque contra un presunto campamento terrorista en Pakistán. Dicha acción se produjo como respuesta a un atentado suicida, supuestamente realizado por dicho grupo, en la región de Cachemira. (Reuters)

0 comentarios:

Publicar un comentario