lunes, 20 de mayo de 2019

07:37:00
NUEVA YORK, 20 de mayo de 2019.- Empieza la acción en la guerra comercial que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha lanzado contra el grupo chino que lidera en el mundo la implantación de la tecnología 5G.

Según una información de Reuters, Google ha suspendido los negocios con Huawei que requieren la transferencia de productos de hardware y software excepto los cubiertos por licencias de código abierto, señaló la citada agencia a partir de una fuente cercana al asunto de la que no ofreció su identidad.

Esto supone asestar un duro golpe a la compañía tecnológica china que la Casa Blanca ha puesto en “la lista negra” a nivel internacional. Pero el caso abierto por el presidente Trump va más allá de la nueva disputa arancelaria. El conflicto tiene más recorrido ya que existen acusaciones de espionaje que llevaron a la detención en Canadá de Meng Wanzhou, directora financiera e hija del fundador de la compañía, que está a la espera de que se resuelva si hay extradición y se la pone a disposición de la justicia estadounidense.

La decisión de Google, sostiene Reuters en su despacho datado en Nueva York, supondría de manera inmediata que Huawei perderá inmediatamente el acceso a las actualizaciones del sistema operativo Android, con el que funcionan todos sus smartphones. La próxima versión de sus móviles fuera de China tampoco contará con las aplicaciones y los servicios más extendidos entre los usuarios, como la tienda Google Play Store y el correo electrónico Gmail.


La firma creada en 1987 en Shenzen, por un ingeniero formado en las filas del ejército popular, ha registrado una expansión meteórica. Sin embargo, flota en el aire la cuestión de si Huawei es autosuficiente o no. La medida adoptada por Google serán el gran examen.

Así, de llevarse a la práctica, la compañía puede estar al borde del precipicio de su mayor crisis desde que el gobierno Trump la ha puesto en su punto de mira. Sus móviles quedarían obsoletos rápidamente al no poder someterlos a actualizaciones del sistema de funcionamiento Android bajo el que operan. Ni siquiera dispondrían de acceso para la descarga de aplicaciones.

Los detalles específicos de los servicios siguen en discusión interna en Google, se remarcó. Los abogados de Huawei también estarían estudiando el impacto de las acciones del Departamento de Comercio de EE.UU. Huawei continuará teniendo acceso a la versión de Android que opera en el sistema abierto de licencias, que es de entrada libre para quien quiera hacer uso del mismo. Pero Google dejará de proveer cualquier apoyo técnico o colaboración para Android y otros servicios que ofrece al gigante asiático.

Los analistas pronostican que estas medidas influirían de forma esencial en Huawei. A la compañía china no lo quedaría otra salida que inventar su propio código operativo. Así debería ser por cuanto todos sus móviles funcionan hoy en día bajo el sistema Android de la multinacional con base en California.

Android representa el 85% del mercado mundial de sistemas operativos y el resto casi está en manos de iOS de Apple. Según un comunicado difundido el viernes por uno de los responsables de Huawei, la empresa china lleva tiempo preparándose “para el escenario más extremo”. Sin embargo, los expertos consideran que estas afirmaciones están todavía lejos de la realidad. Sostienen que China siempre ha tenido una visión en exceso optimista respecto al impacto de una guerra comercial. (Francesc Peirón / La Vanguardia)

0 comentarios:

Publicar un comentario