lunes, 20 de mayo de 2019

04:10:00
MÉRIDA, Yucatán, 19 de mayo de 2019.- El domingo, Manuel Lizama interrumpió su descanso o su paseo al puerto para recibir en su hogar a Libertad de Expresión Yucatán.

El maestro tiene pocas de sus obras en su casa en la García Ginerés porque las crea en su taller de Tanlum.

Actualmente su serie "La Xtabay" está en espera de ser expuesta en Cozumel y acaba de terminar una exposición muralística en la Casa de la Cultura en Progreso.

Conocimos al pintor en la exposición de Jesús Peraza Menéndez en Capillas Señoriales.Nos dice mi primo: "Es el muralista vivo más importante. Es muy buena gente. Llega a tiempo, es muy puntual".


Manuel Lizama y Mari Tere Menéndez con el jaguar decapitado.

Nos dejó mal el Uber y llegamos tarde. No obstante, el maestro nos recibió con calidez y nos dejó fumar en su casa.

El fundador de Art'Ho habla en la entrevista de sus maestros y de los artistas jóvenes. De entre los muralistas mexicanos, su preferido es Tamayo. Conoció a Rómulo Rozo.

Preguntado acerca de por qué hay tanto suicidio en Yucatán, nos dijo que por decepciones amorosas o porque la vida no es como desean, pero que los suicidas se van al cielo, donde la diosa Ixtab los acoge.

Del Popol-Vuh nos narró la historia de los dioses gemelos, Hunahpú e Ixbalanqué, quien tras pedir las mujeres a los creadores que una diosa las protegiera, fue emasculado por la patada de un venado y se volvió la Luna. Su hija fue Ixtab y su nieta la Xtabay, que captura a los hombres tras llegar a una ceiba andando por un caminito plateado que le ilumina su abuela.

A su vez, Óscar Herrero narró al maestro las leyendas de la Siguanaba y el Cipitín, la del cadejo y la del amate y la luna llena.

Los mayas y Yucatán son el centro de su obra tras su etapa de paisajista urbano y rural. Recorrió México y viajó a España, donde fue bien recibido. Le dieron caballete, pinceles y óleos para que trabajara y pudo exponer.

Sobre su obra "El médico herbolario", nos contó que su hermanito enfermó y llamaron al h-men. Éste lo examinó y dijo que estaba hechizado. Le dio un medicamento, se dirigió al patio y excavó al pie de un guanábano, donde "encontró" un pie de barro que contenía la maldición. Se lo llevó.

La esposa de don Manuel, trajinando en la cocina, ya debía de estar impaciente, pues acaparamos a su marido más de dos horas. Pero queda mucho por contar, y queda pendiente una visita a su taller de Tanlum, acudir a su próxima exposición y un retrato de Pepe. (Mari Tere Menéndez Monforte)

Violinista con mariposas.

Competencia de leyendas.


La esquin de la 59 x 72 del Barrio de Santiago.

La calle 57 x 60.


Inetrior de casa colonial.

Mari Tere quiere al maestro Manuel.




Ceremonia maya.

Nixtamalera.

Contador de leyendas. Como autorretrato.

La danza del venado.

Mujeres vendedoras.

El médico herbolario con el hermanito de Manuel Lizama.

Raspador de jícaras.

Ofrenda.

Paisaje regional.

Aluxes con pitahayas.


El que ve a través de la oscuridad.

Detalle de pintura mural.

Creador de figuras.

Ofrenda.

Anciana torteadora.

Después de la lluvia.

Figura maya.

Jaguar.

Retrato de Manuel Lizama por Adolfo Rodríguez Canto.


La Xtabay (grabado).

El jaguar decapitado de Maní.

0 comentarios:

Publicar un comentario