lunes, 22 de octubre de 2018

08:00:00
NUEVA YORK / MOSCÚ, 22 de octubre de 2018.- Washington y Moscú regresan a los tiempos de la Guerra Fría. El presidente de EEUU, Donald Trump, anunció su intención de retirada de un importante tratado de desarme que concierne a los misiles nucleares de corto y medio alcance firmado en 1987. La decisión de Trump pondría fin a lo que fue una primera alianza que llevó, en 1991, a la eliminación de todos los misiles balísticos y de crucero de medio y corto alcance de las dos potencias, un acuerdo clave acabar con las tensiones de la Guerra Fría. Conocido como Tratado de Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio (INF), este pacto eliminó misiles con un alcance entre 500 y 5.500 kilómetros.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos.

Trump justificó su anuncio afirmando que "Rusia ha violado este acuerdo durante mucho tiempo". "No entiendo por qué el presidente Obama no lo negoció ni se retiró", explicó el sábado por la tarde (madrugada del domingo en España), en un mitin de campaña en Nevada. Una mención a las acusaciones del ex presidente demócrata de 2014 contra Moscú, después de haber desarrollado un misil de medio alcance, denominado Novator 9M729, conocido en la OTAN como SSC-8, el cual pasará a la historia como el misil que rompió el Tratado INF. Entonces, Obama optó por no retirarse del acuerdo, tras consultar con los líderes europeos, que manifestaron que una salida del tratado podría llevar a retomar la carrera armamentística. Sin embargo, fue en marzo de 2017, ya con la Administración Trump, cuando este asunto se hizo público.

Abandonar un tratado de armas nucleares puede ser más peligroso que incumplirlo. Por eso Rusia reaccionó con preocupación a las declaraciones de Trump sobre la posible salida de EEUU del INF, que coloca a las dos potencias en un escenario similar al de la Guerra Fría de los últimos años de la URSS. "Moscú observa con preocupación lo que califica de nuevos intentos de EEUU de lograr mediante el chantaje que Rusia haga concesiones en materia de seguridad estratégica internacional", respondió el viceministro de Exteriores ruso, Serguei Riabkov. El responsable diplomático acusó a Estados Unidos de actuar "torpe y toscamente" por retirarse unilateralmente de acuerdos internacionales. "Sería un paso muy peligroso", aseguró Riabkov a la agencia Tass.

El propio ex líder de la URSS Mijail Gorbachov, firmante de ese acuerdo en 1987, salió a la palestra anoche para criticar la ruptura del tratado. "¿Realmente no entienden en Washington a qué podría conducir esto? Ante esta situación cabe convocar a la ONU y al Consejo de Seguridad, pues la decisión de Trump afecta a todo el mundo", dijo Gorbachov, que calificó de "inaceptable reanudar el desarrollo de armas nucleares".

El asesor de Seguridad Nacional estadounidense, John Bolton, llegó ayer a Moscú, donde se reunirá con altos cargos del Gobierno y con el presidente de Rusia. "Seguramente después de las recientes declaraciones sean necesarias explicaciones de parte de EEUU", dijo Dimitri Peskov, portavoz del presidente ruso. El Kremlin ya anunció el jueves que preparaba una reunión entre ambos, que seguramente se produzca mañana martes. Antes está previsto que Bolton se vea con el secretario del Consejo de Seguridad de Rusia, Nikolai Patrushev, y el ministro de Asuntos Exteriores, Serguei Lavrov.

Riabkov ya ha preparado el terreno recordando que Rusia en reiteradas ocasiones ha señalado que "EEUU no tiene razón alguna para acusar a Rusia de violar el tratado". El responsable diplomático cree que, al acusar a Rusia de romper el acuerdo, EEUU tal vez busca ocultar sus propias infracciones del pacto.

La retirada del INF marcaría una brusca ruptura en la política de control armamentístico de EEUU. Y choca con la oposición de sectores moderados dentro del Departamento de Estado y del Pentágono. La Administración Obama intentó convencer a los rusos de que cumpliesen su parte del pacto pero los logros fueron escasos. Trump ahora vuelve por la senda de deshacer todo lo hilado por su antecesor. Antes de que el enviado norteamericano se vea con Putin, Moscú aguarda a que las declaraciones de Trump se concreten hoy, cuando se reúna con su cúpula de seguridad.

Respuesta rusa

Rusia considera que la principal razón que explica la decisión de EEUU de abandonar el Tratado INF es que en Washington sueñan con un mundo unipolar, según explicó a la agencia Sputnik una fuente de la cancillería rusa. De ahí "la salida de los acuerdos internacionales que establecen obligaciones iguales para él y sus socios y estorban al concepto de su propia excepcionalidad como país".

El embajador de Rusia en EEUU, Anatoli Antonov, ya apuntó el pasado día 10 que Washington buscaba un pretexto para abandonar el Tratado INF y acusar de ello a Rusia. "Últimamente se escuchan cada vez más a menudo las declaraciones de militares estadounidenses diciendo que necesitan misiles de alcance medio y más corto para contener a China... ¿Tal vez, estén buscando un pretexto para salir del INF acusando de ello a Rusia?", expresó entones el diplomático.

"Rusia y China tienen que venir y asegurar que no van a desarrollar esas armas", recordó Trump ayer en referencia a la preocupación de que este tratado bilateral ata a Washington y Moscú, pero deja vía libre a Pekín para desarrollar y desplegar este tipo de misiles. Por ello, esta decisión se contempla además como un intento de Washington de contrarrestar la expansión de la presencia militar de China en el oeste del Pacífico.

El anuncio plantea dudas sobre el curso de las conversaciones para extender otro tratado nuclear con Rusia. El New START, firmado en 2010 por los ex presidentes Barack Obama y Dimitri Medvédev y con el que ambas partes se comprometen a reducir su arsenal atómico en dos tercios, tiene que ser renovado en 2021. (Marta Torres / Xavier Colás / El Mundo)

0 comentarios: