sábado, 10 de marzo de 2018

14:43:00
LONDRES, 10 de marzo de 2018.- Un grupo de aficionados del West Ham ingresó este sábado al campo de juego durante el encuentro del club londinense ante el Burnley por la Liga inglesa de futbol e intentó abordar a los futbolistas.

Fueron imágenes escandalosas las que se vieron en el estadio del West Ham, que con la derrota por 3-0 en casa sigue hundiéndose en la clasificación.

Tras el primer gol del partido, anotado por Ashley Barnes, a los 66 minutos, un aficionado se metió en el campo e intentó increpar al capitán del West Ham, Mark Noble. Como ningún efectivo de seguridad se acercó para controlar la situación, el propio Noble derribó al aficionado y lo lanzó al suelo.

El capitán del West Ham, Mark Noble, se enfrenta con un fan durante la invasión de la tarde en el estadio de Londres. (Getty Images)

Noble pelea con el indignado aficionado.(Getty Images)

Ashley Barnes intenta controlar a un hincha molesto.(Getty Images)

El aficionado expresa su opinión sobre el equipo.(Getty Images)

Fue un caos cuando los partidarios iracundos continuaron interrumpiendo el juego. (Getty Images)

Entonces se metieron en el césped otros dos aficionados, aunque fueron repelidos por el defensor James Collins.

Lejos de calmarse, la situación empeoró con la continuidad del encuentro y tras el 2-0 de la visita a los 70', obra de Chris Wood, un seguidor tomó el banderín del corner y comenzó a correr con el palo como si fuera una jabalina antes de plantarlo en el centro del campo.

Además, un grupo de aficionados de los Hammers protestó frente a los palcos contra la directiva y pidieron la renuncia del presidente David Sullivan. El inversor debió retirarse escoltado por la policía.

El equipo dirigido por David Moyes marcha en decimosexto lugar de la clasificación y tras la derrota de hoy se encuentra cada vez más cerca de la zona de descenso. (DPA)

0 comentarios: