martes, 30 de mayo de 2017

17:56:00
MÉRIDA, Yucatán, 30 de mayo de 2017.- Los programas que implementa la Secretaría de Salud de Yucatán (SSY) contra las adicciones tienen como objetivo crear consciencia entre la población sobre los males que ocasiona el cigarro, subrayó el subdirector de Salud Mental de la dependencia, Manuel José Ruiz Mendoza.

Al hacer un balance de los progresos en la lucha contra el tabaquismo, el funcionario aseveró que la normativa en esa materia ha impulsado la certificación de los edificios libres de humo, estrategia  enfocada a proteger a las personas que no consumen dicho producto.

Señaló que anteriormente los  fumadores escogían algún rincón dentro de los inmuebles para llevar a cabo la actividad y ahora bajo las nuevas leyes, quienes realizan esta práctica no tienen lugar disponible en los edificios certificados, lo cual representa un significativo avance para salvaguardar la salud.

Reveló que desde la implementación de esa estrategia en la entidad, ya han sido certificados 250 edificios y existe el proyecto de rebasar los 300 al concluir el presente año.

Letrero de no fumar.

Desde la implementación de esa estrategia en la entidad, ya han sido certificados 250 edificios y existe el proyecto de rebasar los 300 al concluir el presente año.


Detalló que en la Subdirección que preside funciona un departamento contra las adicciones y varios sitios como los Centros de Atención Primaria en Adicciones (Capa), que imparten tratamiento psicológico a quienes tengan el problema. Asimismo, están los Centros Integrales de Salud Mental (Cisame), donde se brinda terapias de pareja y grupales.

Los Centros de Salud, añadió, cuentan con profesionales que han sido capacitados para ayudar a las personas que lo requieran. Explicó que la depresión y ansiedad suelen conjugarse adversamente para quienes son adictos al tabaco, pero existen estrategias y terapias para evitar esta problemática.

“Nuestra misión es coadyuvante con la Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y el trabajo conjunto ha evitado que se le expenda a menores de edad los cigarros y que no se consuman en los comercios”, aseguró Ruiz Mendoza y recalcó que la Secretaría de Salud federal ha implementado dicha estrategia.

No obstante, en cuestión de establecimientos la Cofepris regula las áreas para fumadores mediante normativas que permiten asignarles un área correspondiente sin afectar la salud de los no fumadores.

La población, dijo, ha respondido a esa convocatoria de las instituciones federales y el hábito de fumar  tiene una tendencia a disminuir, además de que en la televisión es común observar las consecuencias que el cigarro ocasiona.

En lo que respecta a Yucatán, el funcionario explicó que las personas maya hablantes son incluidas en los programas de salud mental con un enfoque a las adicciones y la misión es llegar a los sitios más alejados de la entidad. Agregó que para ellos se trabaja en las tres Jurisdicciones Sanitarias mediante Grupos de Apoyo Comunitarios.

Explicó que el área de enseñanza y capacitación de la Subdirección de Salud Mental coordina esfuerzos para implementar un programa que instruya al personal de enfermería, médicos y auxiliares comunitarios para que detecten los primeros síntomas que infieren que alguna persona está atravesando por algún problema de adicción o de salud mental.

Por último, enfatizó que el Gobierno del Estado trabaja intensamente para llevar acciones comunitarias en apoyo a la población.