martes, 30 de mayo de 2017

11:32:00
MADRID, 30 de mayo de 2017.- El Consejo de Administración de Unidad Editorial, en sesión celebrada esta mañana en Madrid, ha acordado el nombramiento como nuevo director de EL MUNDO del periodista Francisco Rosell, en sustitución de Pedro G. Cuartango, que ha desempeñado la dirección en funciones del diario generalista desde mayo de 2016. El nuevo director de EL MUNDO, Francisco Rosell Fernández (Puertollano, Ciudad Real) ha sido hasta la fecha adjunto a la presidencia de Unidad Editorial, actividad que ha compaginado con la de analista en programas de televisión (Antena 3, TVE y 13TV) y radio (esRadio), habiéndolo sido anteriormente en las cadenas Cope, Onda Cero y Radio Nacional de España.


Como adjunto al presidente del Grupo, ha puesto en marcha la organización de distintos foros por los que han desfilado importantes personalidades de la vida española. Son los casos de La España necesaria, inaugurado por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy y con la concurrencia de los líderes de los principales partidos, organizaciones empresariales y de la magistratura; la Tribuna Autonómica, con asistencia de los presidentes Urkullu, Feijóo, Page, Puig o Cifuentes, o Pensar (en) España, marco de debate de la agenda de un país en cambio.

Tras la aprobación del nombramiento de Francisco Rosell, los consejeros del grupo editor de EL MUNDO han querido poner de manifiesto la meritoria labor que ha desarrollado Pedro G. Cuartango al frente del periódico durante el último año, en el que ha conseguido reforzar la influencia y las señas de identidad de la cabecera. Cuartango ha contribuido también a empujar decisivamente el proceso de transformación del diario para responder al reto digital.

Durante su mandato, ELMUNDO.es ha logrado las mayores cotas de audiencia de su historia, llegando a alcanzar en distintos momentos el liderazgo de la prensa en España.

Trayectoria de Francisco Rosell

Francisco Rosell comenzó a desarrollar su actividad profesional en 1975 en El Correo de Andalucía, compartiéndola con sus estudios en las facultades de Ciencias de la Información y de Sociología y Políticas en el Instituto León XII, dependiente de la Universidad Pontificia de Salamanca, bajo los profesorados de Joaquín Ruiz-Giménez, primer Defensor del Pueblo de la Democracia, o de Román Perpiñá Grau, premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales de 1981.

Desde Madrid, ejerció como corresponsal de El Correo, cubriendo como cronista parlamentario la primera legislatura democrática de las nuevas Cortes. Posteriormente, y ya en Sevilla, fue responsable de la información local y luego, como redactor jefe, siguió informativamente el proceso de construcción de la autonomía andaluza desde sus albores.

En 1982, se incorporó a Diario 16 de Andalucía, donde fue director en el periodo 1985-1996 por designación de Pedro J. Ramírez, obteniendo notables reconocimientos en la cobertura novedosa de acontecimientos como la Exposición Universal de 1992, mediante la realización de un periódico ex profeso para la citada muestra impreso en papel verde y audaz por su contenido y diseño, y en el ejercicio del periodismo de investigación mediante del descubrimiento de escándalos de repercusión internacional como Costa Doñana, que pretendía la construcción de la Marbella del Atlántico en la aledaños de esta reserva de la biosfera y en el que se hallaban implicados familiares directos y amigos del entonces presidente González.

Aquella investigación paralizó aquel atentando medioambiental por parte de la Comisión Europea y se zanjó con todos los pronunciamientos favorables para Rosell y para el autor de la información, Ignacio Camacho, entonces subdirector del medio.

Posteriormente, fue director-fundador de EL MUNDO de Andalucía, rotativo que dirigió hasta 2015 y durante cuyo mandato se revelaron episodios periodísticos del calado del fraude millonario de los ERE, el saqueo de los cursos de formación y la instrumentalización de empresas públicas como Invercaria, entre otras, para el uso opaco de fondos provenientes del erario público. Merced a ese trabajo periodístico, más de un centenar de altos cargos de la Junta de Andalucía, sindicalistas, empresarios e intermediarios han sido imputados.

Como consecuencia de un caso de espionaje de las Cajas de Ahorros sevillanas, el entonces presidente de la Junta; Manuel Chaves, planteó, en defensa de su honor, una demanda con petición de fianza superior a 700.000 euros y la apertura de un juicio en el que Rosell y el autor de la información, Javier Caraballo, fueron absueltos en todas las instancias judiciales.

Rosell ha sido autor de libros de éxito como Treinta años de nada. Anatomía del Régimen Andaluz (cinco ediciones) y El bueno de Manolo. Biografía no autorizada de Manuel Chaves, así como conferenciante sobre periodismo y temas de actualidad en universidades y ateneos de toda España.

"Apuesta por España"

Tras su nombramiento, Francisco Rosell ha considerado "una enorme satisfacción y motivo de orgullo asumir la dirección nacional de un periódico sin el cual no se puede entender la historia reciente de España y que, con renovados bríos, quiere seguir siéndolo", en un momento en que se cumplen 21 años de su ingreso en Unidad Editorial, como director-fundador en 1996, de EL MUNDO de Andalucía.

"Todo ello desde el compromiso y apuesta por España de su empresa matriz RCS y de su presidente, Urbano Cairo, y con el talento de uno de los mejores equipos periodísticos de este país", ha añadido.Rosell ha confirmado que se trata de un gran desafío "en un momento de enormes cambios en los hábitos de información y de retos fundamentales en la vida política de los españoles".

"Ello será un acicate añadido para ir a la creación de nuevos lectores que buscarán referentes claros y creíbles -como se está viendo en Estados Unidos- en estos tiempos de la posverdad. Nuestra fortaleza radicará en adaptarnos a las necesidades del lector, pero sin perder el alma y espíritu de un periódico que ha marcado tendencia y que seguirá haciéndolo", ha aseverado.

Asimismo, Rosell ha querido destacar que la apuesta de EL MUNDO en esta nueva etapa "será el periodismo de investigación desde el rigor, así como ser altavoz de esa generación de españoles que quiere un país en el que las instituciones sean salvaguarda del buen funcionamiento del sistema democrático y el que la sociedad civil y creativa tenga el papel protagonista que exige la construcción de un país que mueva al orgullo de propios y extraños, como en la Transición".

"Quiero ser agradecido continuador de los que me han precedido en el cargo hasta conformar esos 10.000 números que conmemoraremos hace y poner las bases para ir coronando nuevos hitos. Mi agradecimiento a Pedro J. Ramírez, así como a Casimiro García-Abadillo, David Jiménez y Pedro García Cuartango que, con abnegación y talento, se ha echado a la espalda este año de interinidad al frente del periódico. Todos ellos con el apoyo del presidente del grupo, Antonio Fernández-Galiano, en medio de muchos avatares accionariales", ha resaltado. (El Mundo)