lunes, 17 de abril de 2017

18:31:00
Pedro Echeverría V.

1. En Venezuela hay tres o cuatro líderes antichavista en la cárcel y los multimillonarios y el imperialismo –usando la propaganda de los medios de información a su servicio- ha levantado protestas en el mundo. En México en el sexenio de Felipe Calderón se asesinaron 100 mil pobres y parece que en el sexenio de Peña Nieto se busca superar la cifra, y nadie dice nada. ¡Qué son 200 mil muertos de las clases explotadas de México si tienen mucha prole que los sustituya! Pero si un gobierno de izquierda mete a sólo 100 millonarios a la cárcel por explotadores, por mantener a parte de la población en la miseria y por acumular gigantescos capitales, le dan golpe de Estado por el imperio.

2. Los bombarderos yanquis asesinan a cientos en Siria, a otros tantos en Afganistán y como si nada importante hubiese pasado; pero si en los cafés de Nueva York, Washington o Baltimore les colocan una bomba suicida, puta en todo el mundo se armaría el alarido. Con estos primeros bombardeos Trump alcanzó la categoría de asesino igualando a todos los presidentes yanquis. Estamos esperando lo que hará con la Corea del Norte que le ha prometido una respuesta rápida e inmediata. ¡Éntrale “Trumpito” asesino, a ver cómo nos toca!, ha dicho el gobierno de Corea que sigue sufriendo la división de su territorio por el imperio yanqui desde los años 40. ¿Se atreverán los yanquis a iniciar otra gran guerra?


3. Necesitamos que Corea del Norte, con sólo 27 millones de habitantes, nos enseñe a hacerle frente a ese poderoso imperio yanqui que en México lo llevamos cargando a los pocos meses de haber declarado nuestra independencia en 1821. ¿Puede olvidarse acaso aquella consigna yanqui de “América para los americanos” de la Doctrina Monroe de 1823? ¿No se recuerda acaso que desde entonces ya habían organizado su partido político, las “Logias Yorkinas” para enfrentarla a las “Logias Escocesas” que venían de Europa? Si todos los pueblos y sus gobiernos se comportaran con la dignidad de Corea en el mundo habría mucho respeto y no sumisión como México.

4. Nuestro pobre pueblo no ha podido levantar su cabeza porque ha tenido que soportar gobiernos cobardes y entreguistas. Apenas logró su independencia del colonialismo español que lo sometió durante tres siglos, inmediatamente se clavaron los imperios francés, inglés y yanqui, así perdió más de la mitad de su territorio y desde entonces se hizo lacayo ante EEUU que lo agarró fuerte de los testículos. Desde entonces, por más lentamente que reviso la historia, nunca hemos hecho el menor esfuerzo de quitárnoslo de la espalda. Y hay quienes damos brincos para tirarlo, pero hay otros, la mayoría, que les parece más cómodo tenerlo prendido por atrás.

5. Después de 1847/48 que nos bombardearon, invadieron y nos obligaron a firmar, no hubo ningún esfuerzo de México por su autonomía. Observaron los yanquis la invasión y el imperio francés, tuvieron privilegios durante el Porfiriato e intervinieron en 1914 durante la Revolución; en 1923 impusieron los Tratados de Bucareli; en 1929 intervinieron en la Guerra Cristera; en 1938 se opusieron a la expropiación petrolera; en 1941 se llevaron a México a la Guerra y, desde entonces, han hecho de México lo que han querido. Desde 1982, con la imposición del neoliberalismo y la Carta de Intención, México no ha sido otra cosa que el “patio trasero”.

6. Pobre México, tan lejos de su dignidad y tan cerca de su verdugo. Estoy seguro que los pueblos oprimidos cambiarán de posición y lugar respecto a sus opresores; así tiene que ser cuando las cosas se pongan de pie. Como la historia no concluye y no sabemos lo que pasará en los siguientes siglos, no se puede asegurar de que México seguirá sometido y que no se levantará al fin para enterrar a quienes lo han mantenido en cientos de años en las más oprobiosas condiciones. Las esperanzas son muy grandes por ello cubren a todos y no se pueden perder, aunque pasen muchas generaciones. (17/IV/17)

http://pedroecheverriav.wordpress.com

alterar26@gmail.com