lunes, 17 de abril de 2017

15:34:00
MIAMI, Florida, 17 de abril de 2017.- Una semana después que un hombre fuera sacado a la fuerza y a rastras de un avión de United, la misma aerolínea expulsó de un vuelo a una pareja que iba a Costa Rica para celebrar su boda.

De acuerdo a KHou de Texas, Michael Hohl y su prometida Amber Maxwell fueron los últimos en embarcar la tarde del sábado en el vuelo 1737 de United en el aeropuerto de Houston con destino a Liberia, Costa Rica.

Pero cuando llegaron a lo que eran sus puestos, se encontraron a un hombre dormido ocupando los tres asientos. No lo quisieron despertar y decidieron sentarse en unos vacíos, unas filas antes.

“Pensamos que no era un gran problema, no estábamos intentando sentarnos en un asiento de primera clase”, dijo Hohl. “Estábamos simplemente en una fila del área económica unas pocas filas antes de nuestro asiento”.

La pareja, que tenía asignados los asientos 24 B y C, se vio obligada a sentarse en otros que estaban vacíos después de comprobar que otro pasajero dormía en los suyos. Además, el avión no iba a su plena capacidad, por lo que no vieron inconveniente alguno en ocuparlos, ha explicado el novio, Michael Hohl, en declaraciones al canal de noticias KHou.

Sin embargo, la fila en la que se sentaron es considerada por United como una fila especial por tener más espacio para las piernas.

La pareja indicó al canal KHou que cuando una asistente de vuelo les preguntó si esos eran sus asientos, ellos le explicaron toda la situación y hasta solicitaron pagar por la mejora de puestos. La asistente, sin embargo, les pidió que regresaran a sus puestos originales y ellos supuestamente así lo hicieron.

Pero unos minutos después, un agente federal aéreo se les acercó y les pidió que se retiraran del avión. “Dijeron que estábamos siendo desordenados y éramos un peligro para el resto del vuelo, para la seguridad de los otros clientes”, expresó Hohl.

En un comunicado de United Airlines, al que tuvo acceso The Hill, la aerolínea indicó que “estos pasajeros intentaron repetidamente sentarse en asientos de mejor categoría sin pagar por ellos y no siguieron las instrucciones de la tripulación de regresar a sus asientos asignados”.

Este incidente se suma a lo que se puede considerar el peor mes de United en cuanto a publicidad y opinión pública. Una semana antes, el doctor David Dao fue removido a la fuerza de un avión en el aeropuerto de Chicago debido a que rehusó ceder su puesto a uno de los empleados de la aerolínea.

El video en que tres policías agarran a la fuerza y arrastran brutalmente a Dao para sacarlo del avión, ante la consternación de otros pasajeros, se popularizó en las redes sociales y llevó a la aerolínea a enfrentar fuertes críticas.

Tras comunicados iniciales en los que se decía que Dao había sido sacado por ser perturbador y beligerante, el director ejecutivo de United, Oscar Muñoz terminó disculpándose y anunciando medidas, como la que no usará más a la policía para sacar pasajeros.

Este lunes United informó además que ha cambiado su política y no permitirá más que sus empleados desplacen a pasajeros que ya estén a bordo de un avión.

Escorpión en un avión

La semana pasada, un pasajero canadiense de United también fue picado por un escorpión que se había colado al compartimiento superior de maletas.

Richard Bell, que estaba volando de Houston, Texas a Calgary, Canadá, contó que algo le cayó encima e intentó agarrarlo. En ese momento, el animal lo picó. “Fue una suerte que me pinchó en la uña más que mi piel, creo que tal vez mi uña me salvó un poco”.

El hombre fue atendido de inmediato por una enfermera que estaba en el vuelo y una asistente de vuelo atrapó al escorpión con un vaso.

Leggings, no apropiados

A finales de marzo, United empezó su mala racha de publicidad cuando dos adolescentes fueron prohibidas en un vuelo de Denver a Minneapolis porque estaban usando leggings.

“Los están forzando a cambiarse o ponerse vestidos encima de los leggings o no pueden subirse”, dijo Shannon Watts en Twitter, quien estaba en una puerta en el aeropuerto internacional de Denver.

United se defendió en esa ocasión diciendo que la aerolínea tiene el derecho de rechazar a pasajeros que no están vestidos apropiadamente. Un vocero explicó luego que las adolescentes estaban viajando con un pase de empleado de la aerolínea y por eso, debían estar acorde al código de vestuario de la compañía.

“A nuestros pasajeros regulares no se le negará el embarque porque están usando leggings o pantalones de yoga”, dijo Jonathan Guerin al Washington Post. (Johanna A. Álvarez / El Nuevo Herald)