lunes, 20 de marzo de 2017

05:37:00
MÉRIDA, Yucatán, 20 de marzo.- El pasado viernes, se celebró en céntrico restaurante la presentación del libro Orbelina (2017) de Miguel Ángel Manjarrez Torres.

Horacio Saavedra y Miguel Manjarrez durante la presentación (foto: José Repetto)

La obra, editada por El Nido del Fénix, está basada en la historia de Doña Orbelina (1936-2009), avecindada en Mérida y natural de El Salvador, con una base de realidad y ficción que es parte de la necesidad literaria para la narración.

Horacio Saavedra destacó que la obra trata sobre el tiempo, la muerte, la vida y la pérdida, describiéndola como una novela del nuevo periodismo.

Dando lectura al prólogo, escrito por David Anuar, destacó que la obra es un atentado contra el tiempo.

"Atentar contra el tiempo, quebrantarlo. Ésta es, creo yo, una de las pulsiones que late en el corazón de esta novela, de cada uno de sus personajes... pero quizá me equivoco, quizá quebrantar el tiempo sea sólo una ilusión o más bien Manjarrez nos propone una manera alternativa de aproximarnos al tiempo ", señala el texto.

El libro invita a sumergirnos en una multiplicidad de tiempos que confluyen, así como se relacionan con el mito del eterno retorno.

Destaca la brevedad así como la diversidad social que se plantea en sus páginas a través de la migración de la protagonista y la necesaria interacción intercultural en su nuevo entorno.

Así mismo, el prólogo hace mención de la diversidad narrativa, pues el autor crea dos líneas paralelas -la de Orbelina y la del pueblo lenca en el Siglo XVI- que poco a poco se van urdiendo a lo largo de la trama.

Saavedra comentó que el libro le fascinó desde las primeras líneas que pudo leer, destacando el tema del eterno retorno, el cómo los ciclos se repiten, las situaciones dialogan entre sí mismas u otras y tienen a repetirse infinitesimalmente.

"Orbelina nos lleva a reflexionar sobre el tiempo, sobre el ser, sobre la transgresión un poco, sobre cuál es el valor del ser humano en situaciones hasta extremas. Cómo una enfermedad puede marcar la vida de las personas, cómo la ausencia de otra persona en realidad puede hacer que su presencia sea más latente o esté más evidente cuando está ausente que cuando está presente. Cómo a veces nos duele más la presencia por ausencia que la presencia cuando tenemos a la persona en frente de nosotros. Cómo un ente puede estar siempre a nuestro lado cuando a lo mejor no hicimos lo que tuvimos que haber hecho cuando esa persona estaba en vida", dijo sobre los temas que se tratan en la obra.

Por su parte, el autor agradeció especialmente a Orbelina, "quien caminó tierras y épocas desde El Salvador hasta Mérida, desde siglos atrás hasta nuestros días, desde el recuerdo hasta la eternidad".

Ante familiares y amigos de la referida, el autor destacó que la novela nos llama a recordar que no sólo somos animales racionales, sino ante todo animales que le damos sentido a las cosas, que significan las cosas.

"Una persona puede ser racional pero no necesariamente pasar al siguiente plano, que es el análisis de una situación y a las conclusiones que pueda sacar de ellas", dijo.

"Pienso que en Orbelina hay muchos de esos altos que hacemos en la vida para darle sentido a lo que está ocurriendo, y yo creo que al final el sentido es una especie de necesidad para causarnos consuelo, porque si no le encontramos un sentido inclusive a aquello que pareciera no tenerlo no podríamos seguir vivos. El hecho de significar las cosas, el hecho de darles un valor, hace que haya una esperanza y una forma de continuar", opinó el autor.

En toda la novela, a pesar de la ausencia física de Orbelina, hay una presencia a través de su enseñanza, y no sólo una presencia de recuerdos sino también una presencia que de repente se manifiesta a través de la literatura, agregó.

Otras obras del autor son Cuéntame, Gatito (novela corta, 2001), Había una vez (cuentos, 2002) y Nada que fingir (cuentos, 2015).

La primera parte de la presentación fue transmitida en vivo por Libertad de Expresión Yucatán. (José Repetto)