martes, 27 de diciembre de 2016

12:53:00
SEÚL, Corea del Sur, 27 de diciembre de 2016.- Thae Yong-ho, el diplomático que desertó este año de la Embajada norcoreana en Londres, declaró este martes ante los medios por primera vez desde que llegó a Corea del Sur, y denunció que el régimen de Pyongyang quiere culminar en 2017 un plan de desarrollo nuclear.

El gobierno norcoreano "está acelerando el desarrollo de armas nucleares después de haber establecido un plan para completarlo en 2017", explicó en una rueda de prensa Thae, que el pasado julio se convirtió en el funcionario norcoreano de mayor rango en desertar en los últimos años, cuando solicitó asilo junto a su mujer y dos hijos.

"Mientras esté Kim Jong-un, Corea del Norte no abandonará la vía de las armas atómicas. No lo hará siquiera aunque se le ofrezca al país 1 billón o 10 billones de dólares. No es cuestión de incentivos", explicó en unas declaraciones recogidas en Seúl por la agencia Yonhap.

Kim Jong-un con sus generales.

Según añadió, la dictadura norcoreana ve 2017 como el año estelar de su programa nuclear, ante la transición que atravesarán los Estados Unidos por la asunción de Donald Trump y la incertidumbre en el vecino rival por la posible destitución de la presidente.

"Corea del Norte cree que Corea del Sur y los EEUU no podrán adoptar medidas este año para disuadir al país de que siga adelante con el desarrollo nuclear por sus procedimientos políticos internos", afirmó.

Thae, de 55 años, dijo que aunque Corea del Norte ha puesto el desarrollo nuclear y el económico como prioridades, es la primera opción la que tiene más peso.

"Tras el congreso del partido único del pasado mayo, Kim Jong-un hizo que el partido convirtiera en política de Estado el concluir el programa de desarrollo nuclear lo antes posible", argumentó el ex número dos de la delegación de Corea del Norte en la capital británica.

Educado en el extranjero y con varios años de experiencia en embajadas (estuvo 10 años en la de Reino Unido), el ex diplomático, cuya deserción ha sido de las de mayor nivel desde que las dos Coreas iniciaron una guerra fratricida (1950-1953) que aún no tiene tratado de paz, tiene previsto unirse a un instituto de investigación surcoreano relacionado con la seguridad nacional.

Thae, que aseguró estar "desencantado" con el gobierno de Pyongyang al momento de pedir asilo, quiso subrayar que ha hecho "un juramento para desmantelar el régimen de Kim Jong-un y salvar al pueblo coreano del desastre nuclear que se aproxima".

En recientes declaraciones a sus abogados, el desertor comentó estar "sorprendido" por las manifestaciones políticas de las que fue testigo en Corea del Sur (por la crisis política ligada a la corrupción), las cuales le parecieron extrañas, pero las consideró como una demostración de la fortaleza del país. (AP)