domingo, 18 de diciembre de 2016

09:54:00
AMÁN, Jordania, 18 de diciembre de 2016.- Al menos siete personas, entre ellas una turista de nacionalidad canadiense, murieron este domingo en un tiroteo entre un grupo de desconocidos y la policía en el centro de la ciudad de Al Karak (sur de Jordania), informó el Departamento de Seguridad Nacional en un comunicado.

En la nota, el departamento precisó que las víctimas fueron cuatro policías, dos civiles, cuya nacionalidad no fue aclarada, y una turista canadiense, aunque no detalló el número de heridos ni de hospitalizados y manifestó que "un número sin determinar de policías han resultado heridos y están hospitalizados".

Asimismo, apuntó que las fuerzas de seguridad "aún se encuentran haciendo frente con los hombres armados", que oscila entre cinco y seis, y estarían atrincherados en la ciudadela de Karak, a unos 120 kilómetros al sur de la capital de Jordania, Ammán. 

La ciudadela de Karak es un castillo construido por los Templarios en la Edad Media y es un conocido punto turístico de Jordania.

La ciudadela de Karak es un castillo construido por los Templarios en la Edad Media y es un conocido punto turístico de Jordania. Fuentes de seguridad dijeron a Efe que los asaltantes estaban rodeados y que el intercambio de tiros ocurrió cuando los policías, que se trasladaban en varios coches patrulla, intentaban arrestarlos.

El primer ministro jordano, Hani al Mulqui, confirmó en la Cámara Baja del Parlamento el fallecimiento de algunos "miembros de las fuerzas de seguridad".

Los responsables del tiroteo mantienen al menos a 14 rehenes en el castillo de la ciudad, donde se han atrincherado y están ahora rodeados por fuerzas especiales de la Policía jordana.

Al menos una decena de asaltantes se encuentran en el interior del castillo, un importante punto turístico del sur del país, según fuentes de seguridad citadas por el medio jordano Al Ghad. La mayoría de los turistas son de nacionalidad malasia, según las primeras informaciones.

El ataque comenzó esta mañana en la cercana localidad de Al Qatrana, donde al menos un vehículo abrió fuego contra una comisaría y un coche patrulla antes de darse a la fuga en dirección al castillo, a unos 10 kilómetros al oeste, según ha confirmado el primer ministro del país, Hani al Mulki, en su cuenta oficial de Facebook.

El castillo, levantado en el siglo XII y gran atractivo turístico de la ciudad, está ahora bajo la vigilancia de las fuerzas especiales jordanas, que ya han pedido refuerzos y apoyo aéreo. (20 minutos / El Mundo)