jueves, 23 de junio de 2016

00:16:00
SKOPJE, Macedonia, 22 de junio.- "Sciarena revoluzia" (revolución colorida) en macedonio. La revolución de los colores es una protesta de decenas de miles de personas que están tomando las calles en el centro de Skopje con globos llenos de pintura para lanzarlos contra los edificios gubernamentales.

En Macedonia no hay paz y parece que no hay ni siquiera una salida. Desde hace 70 días los macedonios siguen protestando exacerbados por la crisis política sin precedentes que el país ha venido experimentando desde hace más de un año. 

Edificios del gobierno cubiertos de pintura. (Reuters)(Más fotos en Facebook)

La marcha, denominada 'Ciudadanos por la Justicia', comenzó frente a la sede de la procuraduría especial creada para investigar el escándalo de las escuchas telefónicas que involucró a varios políticos.

La tensión creció y un grupo de manifestantes comenzó a lanzar piedras a las ventanas del Ministerio de Justicia y trató de derrumbar la imponente estatua de Prometeo.

Todo comenzó con el escándalo de las interceptaciones que involucran al gobierno de Nikola Gruevski del VMRO, el Partido Democrático para la Unidad Nacional de Macedonia, en el poder hasta el pasado enero. La oposición ha revelado que 20 mil personas, entre políticos, representantes de ONG, periodistas y líderes religiosos habían sido espiados. Y el gobierno se vio obligado a renunciar.

Hasta la fecha, aún no se ha logrado encontrar una manera de proceder a nuevas elecciones. Una crisis política que también preocupa a la Unión Europea, como lo demuestra el hecho de que recientemente la situación en Skopje también se discutió en una reunión de ministros de Exteriores de la UE. (Repubblica)